Las salamandras rojas deben su nombre al color que presenta su piel en los costados y en la espalda, que es de un tono rojo brillante (que alerta de su toxicidad), un color que mantienen mientras son jóvenes y que van perdiendo a medida que crecen. Además de este tono rojizo, estas salamandras presentan ciertas manchas de color negro en la espalda y tienen los ojos de color amarillento.

Estos animales poseen extremidades delanteras y traseras (con cuatro dedos en las primeras y cinco en las segundas), tienen la piel bastante suave y no tienen escamas. En cuanto a su tamaño, estas salamandras suelen crecer entre 10 centímetros y 18 de largo.  También tienen una cola corta y algunos surcos a lo largo de su cuerpo, y tanto los machos como las hembras son bastante similares, aunque las hembras pueden llegar a alcanzar un mayor tamaño. Con la edad, estas salamandras pueden llegar a ir perdiendo su color rojo brillante.

Como todos los anfibios, las salamandras rojas nacen de los huevos. Cuando nacen por primera vez viven en forma de larva (como un renacuajo), algo que sucede durante unos dos años aproximadamente. Durante este tiempo viven en el agua y respiran a través de branquias, como los peces. Luego, tras un proceso de metamorfosis, les van creciendo las patas hasta convertirse definitivamente en adultos, pasando a respirar a través de la piel y del recubrimiento de sus bocas, porque son seres que carecen de pulmones (es una especie “pletodóntida”).

 

Qué comen las salamandras rojas

Las salamandras rojas son animales nocturnos, por lo que normalmente cazan de noche, y son animales carnívoros. Como tales, las salamandras rojas se alimentan de otros animales, y algunos de sus platos favoritos son las arañas, los caracoles, las babosas o las lombrices. Pero si tienen hambre de verdad… ¡incluso pueden llegar a comerse a otras salamandras!

Las salamandras rojas en estado de larva a menudo buscan alimento en hábitats acuáticos. En los primeros dos o tres años de vida consumen muchas moscas acuáticas, crustáceos y otras larvas de insectos acuáticos y salamandras, y continúan con esta alimentación hasta que se convierten en adultas.  Continuarán con esta dieta hasta que se conviertan en adultos.

 

Dónde viven las salamandras rojas

La salamandra roja es propia de las zonas del este de Estados Unidos, y pueden encontrarse alrededor de arroyos y manantiales fríos. Cuando llegan a la edad adulta estas salamandras son casi siempre acuáticas y pueden llegar a habitar las zonas más profundas de los manantiales, donde las temperaturas son menos variables. Cuando llega la primavera algunas migran y se refugian debajo de troncos, piedras y masas de hojas en bosques caducifolios o mixtos en regiones más terrestres hasta que pasa el verano. Durante las noches lluviosas pueden llegar a verse salamandras rojas buscando comida, aunque casi siempre están escondidas, de hecho, muchas llegan a habitar cuevas (especialmente las hembras) para poner sus huevos.

 

Otros datos interesantes sobre la salamandra roja

  • Las salamandras rojas se parecen mucho al tritón rojo, que también es muy venenoso, lo que favorece que algunos depredadores eviten a este tipo de animales.
  • Son animales que se reproducen entre el otoño y el invierno y que llegan a poner una media de unos setenta huevos.
  • Como todos los anfibios, son de sangre fría, lo que significa que tienen que regular su temperatura corporal utilizando su entorno exterior.
  • Los principales depredadores de la salamandra roja son los pájaros, los mapaches y los zorrillos.
  • Hay cuatro subespecies de salamandra roja y todas pueden llegar a vivir unos veinte años.
  • Las salamandras rojas disfrutan de los arroyos de agua pura, porque son animales muy sensibles, por lo que son víctimas de la contaminación, así como de la deforestación o de la sedimentación de los arroyos.

que come y donde vive la salamandra roja


Volver