Las tarántulas no son lo que parecen pues, a pesar de su gran tamaño y de lo peludas que son sus patas, estos arácnidos no son peligrosos para las personas. De hecho, te sorprenderá lo tímidas e inofensivas que pueden ser, llegando a evitar muchas veces incluso hasta el contacto con los humanos.

Este arácnido, perteneciente a la familia “Theraphosidae” y al reino de los artrópodos, se caracteriza de manera general por su aspecto aterrador. Posee un exoesqueleto que le ofrece una estructura rígida, pudiendo medir su cuerpo de 7 a 12 centímetros, y alcanzando sus ocho patas hasta los 30 centímetros de longitud. Asimismo, dependiendo de la especie, las tarántulas pueden también variar de color, yendo desde el negro o marrón, hasta los grises u otros colores más peculiares.

Tristemente, estas peludas amigas son conocidas también por ser vendidas como mascotas exóticas en algunos países y tiendas especializadas, lo que atenta gravemente con su hábitat natural y con su presencia en la naturaleza. ¡Y es que hay muchos amantes de las tarántulas, aunque no lo creas! Pero los animales, por más que nos encanten, siempre están mejor en su medio natural.

 

Qué comen las tarántulas

 

Las tarántulas son animales invertebrados que suelen cazar por la noche. Estos animales son carnívoros y crean un importante equilibrio en el ecosistema, al alimentarse de la mayor cantidad de insectos posible, siendo estos algunos de sus platos favoritos: grillos, cucarachas, saltamontes, escarabajos… Aunque algunas tarántulas también se alimentan de animales más grandes, como ratones, sapos, lagartijas, ranas, serpientes, murciélagos o pájaros.

Su método de caza, sin embargo, no se parece al de las arañas, que tejen telarañas para capturar a sus víctimas. La estrategia de las tarántulas, por el contrario, se basa más en las “emboscadas”, las cuales tienden excavando en suelos sus nidos, desde donde vigilan a sus víctimas detectándolas gracias a las vibraciones del suelo. Además, utilizan sus colmillos para inyectar su veneno y poder dominar así y paralizar a sus presas, ya que para algunas especies de animales este veneno suele ser altamente tóxico.

 

foto de tarántula

 

Dónde viven las tarántulas

 

Se pueden encontrar alrededor de más de 1.000 especies de tarántulas en el planeta Tierra, repartidas por múltiples lugares del mundo, pero lo cierto es que suelen habitar de manera más común zonas en las que hace calor, así como regiones húmedas tropicales, subtropicales y áridas.

Dependiendo de la especie, pueden habitar incluso en desiertos, que son zonas con poca agua, o en selvas tropicales con abundante agua, por lo que se suelen adaptar bastante bien al medio que les rodee. Pero eso sí, sea cual sea el hábitat, fundamentalmente las tarántulas se encuentran en América del sur, en África, en Oriente Medio, en Australia y en Asia, y de manera más limitada también en parte del sur de Europa. En Estados Unidos y México, por su parte, suele haber una cantidad también bastante considerable de estos arácnidos.

Ahora bien, su sitio preferido para vivir son las madrigueras y los túneles que se encuentran debajo de la tierra, los cuales son construidos por ellas mismas porque, a pesar de que no tejen redes, sí que usan la seda para hacer un tipo de puerta de acceso a sus madrigueras.

La llamada tarántula Goliat, conocida por ser la más grande existente en el mundo (pues puede llegar a medir hasta 28 o 30 centímetros de longitud), habita en selvas ecuatoriales del norte de América del Sur, así como en Brasil, Venezuela o Guayana.

 

tarántula en desierto

 

Otros datos curiosos sobre las tarántulas

 

La imponente apariencia de las tarántulas hace pensar muchas veces a las personas que son arácnidos peligrosos, pero la realidad es que no es así, ya que solo son agresivas cuando se sienten amenazadas, siendo su picadura dolorosa, pero no mortal para el ser humano. Pero, ¿qué más características curiosas tienen las tarántulas?

  • A pesar de tener ocho ojos, las tarántulas no cuentan con buena vista, ya que distinguen solamente entre la luz y la oscuridad.
  • Sorprendentemente, el enemigo mayor y la amenaza más peligrosa de una tarántula… ¡es la avispa! Y es que la picadura paralizante de la avispa hembra es tan fuerte que llega a detener a la tarántula, lo que le permite a la avispa cavar un agujero en el que colocar a la misma para poner su huevo y, al romperse este, poder devorarla completamente.
  • Debes saber también que las tarántulas mudan periódicamente su exoesqueleto, así como que su piel es sumamente frágil o que pueden morir por una simple caída.
  • Las tarántulas Goliath, al ser las de mayor tamaño, son las que se alimentan de aves y animales más grandes para poder sobrevivir, como pueden ser las serpientes, las lagartijas o las ranas.
  • El mecanismo de defensa de una tarántula también es muy interesante, pues está relacionado con los pelos que tiene en su abdomen. Así, ante una amenaza, frotan dichos pelos urticantes con sus patas, causando un potente dolor al enemigo.
  • Las tarántulas son animales muy longevos, ya que pueden vivir hasta 40 años, aunque las tarántulas hembras pueden llegar a vivir todavía más tiempo que los machos.
  • El comportamiento de las tarántulas, por lo general, es el de un animal solitario y aislado, por lo que prefieren la vida nocturna para moverse tranquilamente e ir en búsqueda de sus presas.
  • ¿Sabías que el nombre de la tarántula proviene de una ciudad italiana llamada Taranta? ¿A que es curioso?

 


Volver