Las mariposas son unos insectos muy hermosos e interesantes, y por ello han sido observadas y coleccionadas durante mucho tiempo. Una de sus características más llamativas es la de sus alas brillantes y coloridas, compuestas de muchos patrones diferentes. En el cuerpo de la mariposa podemos distinguir el tórax, la cabeza, el abdomen y dos antenas, unos ojos compuestos y seis patas. También poseen cuatro alas cuando son adultas. La mayoría de las mariposas ponen sus huevos en plantas que son devoradas después por la oruga cuando eclosionan. Algunas especies ponen sus huevos en la parte superior de las hojas, otras en la parte inferior, otras en las flores y otras incluso en los tallos.

Cada especie de mariposa tiene diferentes ritmos de vida, y por eso los científicos las capturan, para poder observarlas con detenimiento y averiguar cuánto tiempo pueden vivir según su especie. Por ejemplo, una especie de mariposa común puede tener una vida adulta de unas dos semanas o menos. En cambio, la mariposa monarca puede llegar hasta los seis meses. En cualquier caso,  ninguna mariposa adulta puede vivir más de un año. Y es que la vida de la mayoría de ellas se acorta por diferentes peligros que les acechan, como los depredadores o el ritmo, la polución y el tráfico de las ciudades.

Una de las características más destacadas de estos insectos es cómo cambian de oruga a mariposa en un proceso que recibe el nombre de metamorfosis. Igual has visto alguna vez a estas orugas…pues primero se envuelven como en un capullo, que puede llegar a ser de un gran tamaño, y luego se separan de él cayendo al suelo generalmente. Durante su recorrido terrestre, la oruga libera liberan productos químicos especiales que cambian sus células y la convierten más tarde en mariposa en uno de los procesos más bonitos y curiosos de la naturaleza.

¿Sabías que existen más de 24.000 especies de mariposas diferentes? ¡Qué preciosidad!

 

Qué comen las mariposas

La mayoría de las mariposas adultas solo comen líquidos como el polen, el jugo de las frutas y la savia de los árboles, aunque el favorito de todos es el néctar de las flores, del cual disfrutan a través de su lengua, que funciona como una pajita. Eso sí, debes saber que existen un cierto grupo de mariposas que no visitan las flores nunca o casi nunca, y este tipo de mariposas obtienen el alimento de la savia de los árboles, de la materia animal en descomposición y de otros materiales orgánicos.

Casi todas las orugas o crías de mariposa comen materia vegetal, sobre todo hojas, semillas y vainas, mientras que otras se especializan en el mundo de las flores, y es que tienen un papel muy importante también en el proceso de polinización.

  niño cazando mariposa

Dónde viven las mariposas

Las mariposas se pueden encontrar en muchos sitios diferentes porque son criaturas de sangre fría, lo que hace que cualquier clima cálido o templado sea un lugar bueno para ellas a la hora de vivir, incluidos los pastizales, los bosques y la tundra ártica. El alimento es una de las razones principales por las cuales las mariposas deciden vivir en un sitio y no en otro, por lo que no dudarán en emigrar si hace falta para tener mejores fuentes alimenticias.

Cuando llega el invierno las mariposas se enfrentan a una época complicada, fundamentalmente porque las flores de las que se alimentan comienzan a morir y a marchitarse. Esto hace que muchas mariposas hibernen o que se desplacen a otras zonas en las que los inviernos sean más suaves. Algo parecido ocurre también cuando el clima se vuelve extremo y hay muchas lluvias o mucho tiempo, que hace que necesiten posarse en la parte inferior de las hojas o que se esconden en alguna grieta o refugio para estar más seguras y descansar.

 

Diferencias entre las mariposas y las polillas

Las mariposas y las polillas pueden resultarnos en ocasiones parecidas y, aunque esto es cierto entre otras cosas porque son insectos relacionados evolutivamente, también poseen importantes diferencias. Ambos pertenecen a la familia de los lepidópteros, y esto hace que compartan muchas cosas, como el tener las alas cubiertas de escamas.

Como hemos visto, muchas mariposas son muy coloridas y casi todas se mantienen activas exclusivamente durante el día. En contraste, la mayoría de las polillas tienen colores bastante oscuros, monótonos y drásticos, y están activas durante la noche. Pero sin duda, la mejor manera de distinguirlas es mirando a sus antenas: las antenas de mariposa tienen la forma parecida a la de un palo de golf, y la gran mayoría de las polillas tienen antenas que son filamentos simples, que se van estrechando hacia los  extremos, o estructuras muy complicadas con muchos filamentos cruzados.

 

Otros datos curiosos sobre las mariposas

  • Las alas de las mariposas son muy delicadas, así que, aunque te parezcan preciosas no las toques, o podrías llegar a dañar sus alas, que son las que les permiten volar y teñir el paisaje de mil colores.
  • Algunas mariposas pueden alcanzar grandes velocidades a la hora de volar, casi como volar muy rápido, en torno a unos 50 kilómetros por hora.
  • Además de rápido, las mariposas pueden llegar a volar a grandes distancias, siendo la mariposa monarca la que más lejos puede llegar.
  • Las mariposas poseen un increíble sentido de la vista, lo que les permite captar colores en un rango (el ultravioleta) que los seres humanos no podemos captar.

mariposa volando


Volver