Arte visigodo y paleocristiano

En el siglo IV los visigodos derrotaron a los romanos extendiendo su territorio por Europa, y con ello, un arte muy preciado y que hasta la fecha se puede visitar. Fueron gobernantes de España durante varios siglos en el período medieval temprano y  contribuyeron mucho a la cultura religiosa a través de sus símbolos, arte y lenguaje. Permanecerían en España durante unos tres siglos, hasta que fueran conquistados por los musulmanes pero, aunque su gobierno fuese relativamente efímero, dejaron una importantísima huella en la cultura y en el idioma.

EL ARTE VISIGODO

Aunque los visigodos dejaron menos ejemplos de su arte que otras civilizaciones, produjeron un trabajo muy hermoso, destacando fundamentalmente dos tipos de arte: la  carpintería metálica y la arquitectura. De las dos, la arquitectura es la principal corriente artística de los pueblos visigodos, los cuales tallaban piedras enormes hasta conseguir edificios con funciones muy útiles. De la misma manera, se centraban en espacios ‘compartimentados’, es decir, compartimentos o lugares donde se podían almacenar cosas. Las capillas eran muy comunes también en su cultura.

La arquitectura creada antes de la conversión de los visigodos al catolicismo está totalmente perdida, por lo que la mayoría de las iglesias sobrevivientes se construyeron en el siglo VII. Su estilo arquitectónico tiene sus raíces en los estilos romanos y bizantinos y la característica más conocida es el arco de herradura. Este estilo de arco es reconocible porque la parte curva del arco es más ancha que la sección inferior recta, dando una apariencia similar a un ojo de cerradura. Este estilo de arco también fue ampliamente utilizado en la arquitectura árabe después de la caída de los visigodos.

EL ARTE PALEOCRISTIANO

El arte paleocristiano es una evolución del arte romano, puesto que la liberación del cristianismo hizo que esta religión se extendiera por toda Europa, con el arte siendo comandado por las órdenes eclesiásticas. Esto significa que el arte se usaba mayormente con el objetivo de exaltar y exponer la pasión de Cristo y más fragmentos de la Biblia. Este arte se extendió desde las Islas Británicas hasta la Península de Crimea en Rusia.

El arte paleocristiano fue la conexión entre dos etapas históricas, la antigüedad clásica y la edad media cristiana. Es por eso que analizar y estudiar las obras artísticas nos da una buena referencia de cómo era la vida, costumbres y creencias de la época, sobre cómo vivían las personas en el siglo IV y más allá, etc.

Debemos tener en cuenta que al principio el cristianismo no era aceptado y que en los siglos II y III debió permanecer oculto (los primeros siglos después de la muerte de Jesús dieron a los cristianos pocas oportunidades para la expresión artística o arquitectónica, siendo a menudo oprimido y perseguido por el imperio romano). Luego, tras su liberación y extensión, se pudieron realizar más obras que poco a poco iban siendo impulsadas por los superiores de la Iglesia. En estos primeros siglos eran comunes dos obras arquitectónicas fundamentalmente: las iglesias (llamadas Domus Ecclesiae) , los cementerios (o Cimeterios) y catacumbas (galerías subterráneas usadas como lugares de enterramiento).

Los primeros cristianos decoraban mucho con pintura al fresco, al estilo de Pompeya aunque de forma mucho más simple y simbólica, especialmente las catacumbas. Con el pasar de los años el arte se volvió algo más fino y elegante, siendo cada vez más dirigido a grupos de clases acomodadas; de hecho, cada vez más las personas ricas demandaban obras artísticas para adornar sus viviendas y confirmar así, ante el resto de personas, su clase social.

También destacan en esta época las basílicas, que eran templos que la Iglesia creaba para sus adoraciones y que debían tener una forma particular. Sin embargo, descartaron la idea de hacerlas igual que las del arte romano, ya que podrían parecerse a los templos de adoración de antiguas religiones, con dioses en los que ellos no creían y que consideraban paganos. Esto mismo fue lo que sucedió con la escultura en un principio, que se asociaba con las esculturas paganas de los griegos y los romanos, motivo por el cual la escultura pasó a un segundo plano durante los primeros años cristianos (la escultura cristiana primitiva evitó la escala de tamaño natural de sus predecesores y evitó casi por completo estatuas o esculturas completas). La técnica del mosaico, por el contrario, sí que sería muy implementada, con cambios obvios en la iconografía, ahora representando momentos bíblicos.

EJEMPLOS DEL ARTE VISIGODO Y PALEOCRISTIANO

Uno de los mejores ejemplos que se tiene del arte visigodo es la iglesia de San Cugat del Vallés en Barcelona, la cual a pesar del tiempo, está todavía bien conservada. Entre las provincias españolas que albergan restos de arte visigodo tenemos Cáceres, Burgos, Palencia, Orense, Toledo, Zamora y Badajoz, con edificaciones compuestas mayormente  por  iglesias, capillas, criptas y ermitas. Portugal también posee muestras de este arte importantes, como la Iglesia de São Gião de Nazaré.

También existen interesantes tesoros visigodos, que son piezas de orfebrería con muchos detalles y de gran belleza y que son los llamados tesoros de Guarrazar y Torredonjimeno. El tesoro de Guarrazar es una colección de objetos de oro que una vez fueron ofrendas de los reyes visigodos a la iglesia católica de lo que quizás, lo más impresionante, sean las coronas votivas del rey Recesvinto y del rey Suintila.

En Tarragona se encuentra también el Mausoleo de Centcelles, que es la única muestra paleocristiana que se conserva del siglo IV. Del mismo estilo encontramos la basílica de Santa María de Abajo de Carranque, que es la basílica más antigua que se conserva en España.

Volver