Sales minerales y oligoelementos

niño bebiendo leche

Los alimentos ricos en sales minerales son todos aquellos alimentos que producen ciertos beneficios a nuestro organismo gracias a los diferentes tipos de minerales esenciales que contienen. Los minerales son elementos naturales no orgánicos que se encuentran en muchos objetos, e incluso dentro de nuestro cuerpo.

Estos minerales son importantes en nuestra dieta, ya que nos proporcionan muchos beneficios para la salud, que se traducen en cosas como la energía, un buen descanso, capacidades prácticas, regulaciones y demás.

Tener una dieta rica en minerales es lo ideal para mantener un estilo de vida saludable, y nos ayuda a aumentar nuestras defensas, a prevenir enfermedades, a crecer, a tener un corazón en buen estado e incluso tener una piel y un cabello brillantes.

CLASIFICACIÓN DE LAS SALES MINERALES

La gran mayoría de alimentos poseen nutrientes para nuestro cuerpo, y estos se dividen en macro minerales y oligoelementos. Veamos ahora algunos ejemplos de esta clasificación, los alimentos donde podemos encontralos y los beneficios que nos aportan.

Macro minerales

  • Calcio: es el responsable de la formación de todo nuestro sistema óseo, es decir, de nuestros huesos y dientes. Los alimentos ricos en calcio hacen que nuestros huesos sean fuertes y así se eviten dolores. Los lácteos (leche, queso, yogur) son fuentes ricas en calcio, al igual que hortalizas como el brócoli, la col y el repollo; carnes como el salmón y las sardinas; o frutos secos como las semillas de girasol. Todos estos alimentos son también una forma muy saludable de adquirir calcio.
  • Potasio: ayuda a nuestro sistema nervioso y a nuestros músculos. Los alimentos que más producen potasio son las patatas, los plátanos, las moras, las naranjas, las uvas y las espinacas.
  • Cloro: mantiene el equilibrio en los líquidos del cuerpo. La sal es una gran fuente de cloro, pero la lechuga y las algas marinas también producen cloro para nivelar líquidos en el cuerpo y así evitar que nos deshidratemos o que ahoguemos nuestras células.
  • Sodio: al igual que el cloro, ayuda a nivelar líquidos y, como el potasio, también contribuye al buen funcionamiento de nuestros músculos. El principal alimento con sodio es la sal, común en cualquier cocina.
  • Azufre: ayuda al colágeno del cuerpo, que es la proteína más abundante de nuestro organismo. Los alimentos ricos en azufre son: el queso, las cebollas, los ajos, la carne roja, los frutos secos y las legumbres.
  • Fósforo: junto al calcio, ayuda bastante en la formación de los huesos y de los dientes. Los alimentos ricos en fósforo son las carnes rojas y la leche, junto a varios cereales o el pan integral.
  • Magnesio: ayuda en las actividades de las enzimas, que son moléculas que ayudan en muchas funciones del cuerpo, como en la digestión. Comer alimentos ricos en magnesio hará que tengamos más energía y que podamos protegernos mejor de las enfermedades. Los alimentos con mayor cantidad de magnesio son los vegetales y las frutas, incluyendo los frutos secos.

Oligoelementos

  • Hierro: ayuda al transporte de oxígeno en nuestra sangre, por eso la carencia de hierro en el cuerpo puede provocar anemia, que se muestra con piel pálida y debilidad, y que puede ser peligroso. Los alimentos ricos en hierro son las carnes rojas, las carnes blancas, los mariscos, las legumbres, los cereales y las frutas deshidratadas.
  • Manganeso: el manganeso ayuda al cuerpo en muchos sentidos, desde dar energía hasta proteger a las células de micro cuerpos invasores. Los frutos secos son muy ricos en manganeso, y no solo ellos, sino también las legumbres, las verduras de hojas verdes y los cereales.
  • Flúor: ayuda con la formación y con el fortalecimiento de los huesos (incluso es uno de los componentes principales de las cremas dentales). Los alimentos con flúor son el pescado, los mariscos, la espinaca o la col, y bebidas como el café o el té.
  • Cinc: el cinc es bueno para el sistema autoinmune del cuerpo, es decir, lo protege de enfermedades y le ayuda a sanar más rápido. Se encuentra mayormente en la carne de cordero y oveja, en levaduras, granos y nueces. Por lo general, las frutas y los vegetales no poseen cantidades tan elevadas de cinc.
  • Cobalto: estimula y ayuda a que los glóbulos rojos funcionen bien, y se halla en quesos, carnes blancas, cereales, frutas, legumbres, y frutos secos.
  • Selenio: está ligado a la regulación del peso (glándula tiroidea), y hace que tengamos un peso saludable. Muchos son los alimentos con selenio, como la carne, los lácteos, los cereales y los mariscos.
  • Yodo: cumple la misma función reguladora que el selenio, y es especialmente útil para las embarazadas durante la gestación del bebé. Los alimentos con yodo son los pescados, los mariscos, los lácteos, los cereales, la sal, las frutas y las verduras.
  • Cobre: como el cobalto, se encarga de la formación de los glóbulos rojos y se obtiene de los mariscos, las legumbres, las verduras de hojas verdes, las frutas deshidratas y las patatas.

Como verás, son muchos los alimentos que tienen minerales, por lo que se debe comer un poco de cada uno (carnes, cereales, frutas y verduras) para tener una dieta bien equilibrada y buena para la salud. Comer mucho de una misma cosa, sin preocuparse por lo demás, puede causar alteraciones en nuestro organismo.

Las proteínas y los minerales, por lo general, vienen marcados en envases, paquetes y enlatados, así como en otros productos alimenticios. En el supermercado o en tu misma cocina podrás apreciar todos los aportes de cualquier ingrediente viéndolo en su lista de valores nutricionales. ¿Has probado ya? ¡Aprende a identificar los minerales de los alimentos!

A continuación os compartimos una geniales infografías con un total de 20 tipos de sales minerales y oligoelementos para imprimir en el aula junto con varios ejemplos de alimentos.

INFOGRAFÍAS DE SALES MINERALES

Volver