El sistema esquelético

Nuestro cuerpo tiene diversos sistemas, los cuales nos ayudan a vivir día a día, pero hay uno en concreto con el que sin él no podríamos ni siquiera estar de pie, y es el llamado sistema óseo o sistema esquelético, que todos los humanos tenemos dentro y que hace que movamos desde la cabeza hasta la punta de nuestros pies.

El sistema esquelético está compuesto por los huesos en el interior del cuerpo, y estos a su vez por unas células llamadas “osteocitos”. Se les llama ‘vertebrados’ a aquellos seres vivos que poseen una columna vertebral y huesos complejos y compuestos en un sistema acomodado. Los ‘invertebrados’ son aquellos que poseen todo lo contrario y, aunque suene extraño, lo cierto es que el 95% de las especies animales son invertebradas.

En definitiva, el sistema esquelético es el que da soporte a nuestros músculos y a nuestros tejidos blancos, por lo que es una parte vital de nuestro sistema locomotor.

¿Dentro o fuera?

Hay dos términos en la biología con respecto a los esqueletos, y son los esqueletos internos  (endoesqueletos) y los externos (exoesqueletos). Los humanos tenemos los huesos de manera interna (y los únicos que tenemos a simple vista son los dientes), dándonos habilidades motrices (de movimiento) más fluidas. Pero algunos seres vivos poseen el esqueleto de manera externa, ¿no lo sabías?

Los animales que poseen exoesqueletos son en su mayoría pequeños, ya que los huesos externos no pueden soportar tanto peso como cuando están adentro, aunque ofrecen bastante protección contra caídas y golpes también. Los artrópodos son un buen ejemplo de esto, como los insectos, los arácnidos o los moluscos. Algunos de ellos son las mariposas, las moscas, los escorpiones, los cangrejos, los ciempiés, las arañas, las langostas, etc., que también pueden usar sus exoesqueletos como sistema de defensa.

Función del sistema óseo y huesos populares

Las funciones del sistema óseo o esquelético son, de locomoción (junto a los músculos nos permiten el movimiento); de protección (protegen nuestros órganos porque son muy frágiles); de sostén (nuestro sistema óseo es como una gran armadura que nos protege de muchos peligros); y de almacén (los huesos almacenan calcio, lo que les permite mantenerse sanos y en pleno funcionamiento).

Algunos de los huesos o partes del sistema óseo que podemos encontrar dentro del cuerpo humano, y que son más conocidos que otros (ya sea por su tamaño o utilidad) pueden ser:

  • Cráneo: el hueso que cubre el cerebro, se encuentra en nuestra cabeza y le da soporte a la misma.
  • Costillas: se encuentran en nuestro pecho y cubren varios órganos para protegerlos, dándoles el espacio que necesiten para poder moverse sin que se note por fuera.
  • Pelvis (o coxal): es el hueso más grande del cuerpo y se encuentra en nuestra cadera formado por seis huesos unidos entre sí.
  • Fémur: es el que conecta la pelvis con la parte baja del cuerpo y sirve como inicio de nuestras piernas. Es el hueso más largo del cuerpo.
  • Tibia y Peroné: dos huesos que componen nuestras rodillas.
  • Húmero, Cúbito y Radio: son los huesos que componen nuestros brazos.

Datos curiosos

A pesar de que lo parezca, ni la nariz ni las orejas poseen huesos, aunque se sientan zonas duras. Esto es debido a que sus partes duras son llamadas ‘cartílagos’, que son músculos duros que hacen posible el mantenerse rígidos o estables. Es por esto también que las orejas y la nariz pueden llegar a doblarse o romperse con mayor probabilidad. Cuando el humano fallece, estas partes tienden a deshacerse más rápido que los huesos.

Ya supimos cuáles eran los huesos más grandes y largos del cuerpo (pelvis y fémur), pero, ¿qué hay de los más pequeños? Pues esos son los huesos que componen el oído medio y que son: yunque, martillo y estribo, con el último siendo un poco más grande que un grano de arroz.

Otra cosa curiosa es que cuando somos adultos tenemos menos huesos que cuando somos bebés, ya que los recién nacidos poseen 300 huesos pero, a medida que crecen, dichos huesos se van fusionando con otros hasta dar la cantidad final de 206.