El sistema muscular

Un salto, dos saltos, tres saltos… ¡Debes trabajar tus músculos! Y es el sistema muscular es el que le da a los seres vivos la capacidad de moverse y soportar los movimientos más extremos. Bueno, esto es solo para aquellos que puedan mantenerse en pie con músculos poderosos y definidos… ¿Serás tú uno de ellos?

El sistema muscular está compuesto por todos los músculos que recubren el cuerpo, y a su vez está protegido por la piel manteniendo todo en su lugar, ya sean huesos, órganos u otros sistemas. Los músculos, a diferencia de otras partes de nuestro cuerpo, pueden ser desarrollados a voluntad con actividades físicas tales como caminar, el running o unos simples estiramientos.

Es importante mantener la salud de los músculos para tener una vida saludable. Se sabe que al poseer músculos sanos y fuertes se obtiene mejor resistencia, mejor duración en el momento de hacer actividades y energía suficiente para ser más veloz en todo aquello que te propongas. Muchas personas van a gimnasios y caminan a diario para mantenerlos en forma, ya que al envejecer los músculos se vuelven más rígidos y se contraen haciendo más difícil el moverse.

Los músculos: función y clasificación

Los músculos son trozos, fibras o “masas de tejido” situados dentro del cuerpo y que nos permiten hacer todos nuestros movimientos en compañía de nuestros huesos al tiempo que protegen nuestro cuerpo y mantienen todo unido. Los humanos poseemos un total de 600 músculos.

Existen tres tipos de tejidos musculares: el esquelético, el cardiaco y el liso. Todos tienen diferentes funciones que nos permiten movernos de diferentes maneras, y dichas funciones son:

  • Estabilidad: en compañía de nuestros huesos, los músculos se combinan y trabajan para dar la estabilidad que nuestro cuerpo necesita, aquella que nos permite realizar todas nuestras actividades del día a día sin caernos.
  • Protección: los órganos del cuerpo se ven protegidos gracias a los huesos, pero también gracias a nuestros músculos, garantizando así el buen funcionamiento del cuerpo.
  • Locomoción: nuestros movimientos se consiguen gracias al desplazamiento de la sangre y al movimiento de nuestras extremidades, o que es posible gracias a la acción de todos nuestros músculos.
  • Producción de calor: el cuerpo necesita la llamada “energía calórica” para poder moverse, trabajar, etc., y dicha energía calórica se consigue gracias a la contracción de todos nuestros músculos.

En cuanto a su clasificación, los músculos se dividen en:

  • Músculo estriado: hace referencia al músculo esquelético encargado del movimiento de nuestros huesos (esqueleto) de nuestro globo ocular y de la lengua; también hace referencia al llamado músculo cardiaco, situado en el corazón y encargado de bombear toda nuestra sangre.
  • Músculo liso: también llamado visceral o involuntario, podemos encontrarlo en el aparato reproductor, en el aparato excretor, en la piel, en los órganos internos y hasta en los vasos sanguíneos.

Músculos destacados de nuestro cuerpo

Entre los músculos más importantes y sus funciones podemos destacar:

  • Músculos faciales: (facial y temporal) son los que le dan expresión a la cara y la ayudan a moverse.
  • Movimientos del ojo: (recto superior e inferior, recto interno y externo, oblicuo superior e inferior) son los que permiten mover la vista del ojo en diferentes direcciones.
  • Masticación: (masetero o temporal), sin estos no podríamos abrir la boca ni mantenerla cerrada, por lo que comer sería imposible.
  • Movimientos del cuello: (trapecio y deltoides) permiten a la cabeza girar en dirección de 90° hacia izquierda o derecha, o incluso ir hacia arriba o abajo.
  • Movimientos de dedos: (vaina del tendón, aductor…). Para poder sujetar las cosas o simplemente mantenerse en pie, los músculos se mueven para poder tener un sistema de agarre casi perfecto.
  • Respiración: (diafragma, intercostales…). Es muy importante que los músculos dejen mover al cuerpo de manera interna, porque si estuviéramos recubiertos de capas duras el aire no podría ser manejado en nuestro interior.
  • Movimientos de piernas: (sartorio o bíceps femoral entre otros). Gracias a ellos podemos caminar y transportarnos. Los bebés no pueden caminar cuando nacen y no es porque no quieran, sino porque sus músculos no están del todo desarrollados aún. Para ello incluso hay ejercicios fáciles para hacer con el fin de caminar más rápido, aunque esto no es necesario, pues cada uno tiene su ritmo natural.

Otros datos curiosos

  • Las reacciones musculares son muy variadas y complejas. En el rostro de una persona hay 60 músculos para hacer todo tipos de expresiones, siendo la más básica la expresión estática o inexpresiva.
  • Es más fácil hacer una sonrisa que fruncir el ceño, pues para la primera se usan 20 músculos, mientras que para la otra se usan 40.
  • El músculo sartorio es un músculo que va desde las caderas hasta nuestras rodillas, dando un giro que rodea a las piernas. Este es considerado el músculo más largo del cuerpo.
  • Al igual que sucede con los huesos, el músculo más pequeño se encuentra en el oído medio y se llama “estapedio”, mide solo medio centímetro y funciona para la audición de la persona (otro dato es que este músculo es tan fino como un hilo de algodón), todo lo contrario al sartorio.
  • El llamado “glúteo máximo” es el músculo más grande y se encuentra en nuestras nalgas, y nos ayuda a caminar, saltar, correr o agacharnos.