El sistema nervioso

Seguro que hay ocasiones en las que te has golpeado y has deseado no sentir nada en tu cuerpo, sin embargo, esto sería no solo difícil de imaginar, sino que hasta sería peligroso. Y a quien debemos darle gracias por sentir las cosas que sentimos (todas) es al sistema nervioso que, aunque no lo creas, es como la energía eléctrica de nuestro interior.

La mayoría de los seres vivos poseen un sistema nervioso, por lo que pueden llegar a sentir dolor o placer con determinados “toques” a su alrededor. Estos impulsos son transformados en corrientes eléctricas que viajan hasta el cerebro mediante las denominadas neuronas. Las neuronas tienen la finalidad de coordinar los movimientos y las acciones con los impulsos eléctricos hasta dar con un resultado variado.

Muchos animales usan esta capacidad para estar alerta usando sus nervios visuales, captar así una señal del enemigo y usar sus nervios sensitivos para definir cuál es el camino más seguro para huir.

Tipo de sistema nervioso

Se puede decir que el sistema nervioso es el encargado de coordinar todas las actividades de nuestro cuerpo (conscientes e inconscientes) y que, desde un punto de vista anatómico, está dividido en dos partes: el central y el periférico. El central está compuesto por el encéfalo (es quien está encargado del instinto de supervivencia, lo cual nos da la necesidad de comer, dormir, movernos o beber agua) y la médula espinal, mientras que el periférico está formado por una gran cantidad de nervios y es el que se encarga de dar información a los receptores sobre los movimientos del cuerpo.

Dentro del sistema nervioso se encuentran las neuronas, que son células que hacen correr la información para que llegue al cerebro sobre los movimientos que tiene que hacer el cuerpo, así que se puede decir que son como mini ordenadores dentro de todos nosotros, o quizás más como cables de internet. La comunicación entre las neuronas se llama sinapsis, y es cuando se transmiten los impulsos.

Partes y funcionamiento

Las partes del sistema nervioso son:

  • El encéfalo: está compuesto por el cerebro, el cerebelo y el tallo vertebral.
  • El cerebro: es la sede central del cuerpo y la parte más grande del sistema nervioso, piensa, recibe mensajes y envía órdenes. Está dividido en dos partes, las cuales se encargan de manejar desde los pensamientos hasta el comportamiento del individuo.
  • El cerebelo: integra las vías motoras y las vías sensitivas, y es como una especie de filtro para ir hacia las partes anteriores.
  • El tallo cerebral: es el que conecta el cerebro con la médula.
  • La médula espinal: es una extensión que recorre la espalda, la cual está conectada a todas las partes del cuerpo como si fuesen un montón de hilos.

 

El sistema nervioso funciona a través de movimientos voluntarios e involuntarios. Veamos:

  • Movimientos voluntarios: nuestro cerebro envía impulsos eléctricos a nuestros músculos y ellos reacciones conforme a la orden que el cerebro les haya enviado.
  • Movimientos involuntarios: de este tipo de movimientos se encargan el cerebelo o el bulbo raquídeo, enviando impulsos eléctricos a los órganos para que funcionen correctamente.

Datos curiosos

El sistema nervioso es muy importante porque, tal y como dijimos antes, nos alerta sobre potenciales peligros. Imagínate que hay un día muy frío y decides irte sin chaqueta; al cabo de un momento estarás congelado y no sabrás por qué. Este sistema nos ayuda a alertarnos de peligros y de cómo poder prevenirlos.

El sistema nervioso está conectado directamente al cerebro para analizar información importante de supervivencia. El cerebro está localizado en nuestra cabeza (y también ligado a nuestros cinco sentidos) y tiene forma de nuez arrugada. A su vez está ligado a la médula espinal por fluido cerebroespinal que los protege y mantienen firmes. El acto reflejo es causado por pequeñas vibraciones con las cuales el individuo está alerta, y así es más fácil proteger, esquivar, persuadir o contraatacar.