El sistema reproductor

En todas las etapas se suelen cumplir ciertas condiciones que crean un ‘todo’, como planteamiento, nudo y desenlace o crear, preservar y concluir En este sentido, y relativo a los seres vivos, decimos que una criatura nace, crece, se reproduce y muere. Todos los animales y los seres humanos tienen este mismo modelo de vida pero, para poder comprender mejor este tema de la reproducción, debemos saber que tenemos unos órganos específicos encargados del proceso y que son los que componen el sistema reproductivo.

El sistema reproductivo es aquel mediante el cual los seres vivos pueden lograr crear otra vida a través de diferentes actos, dependiendo de la especie. Para esto hay que recordar que existen dos géneros primordiales, el masculino y el femenino, aunque hay algunas criaturas que son consideradas ‘asexuales’, es decir, que pueden producir crías directamente de ellas sin la necesidad de un compañero u otro miembro de la misma especie. En concreto, en los seres humanos, la reproducción es de tipo “sexual”. La reproducción humana además es “vivípara”, porque los bebés se forman y nacen del vientre de la madre.

Aparatos reproductores

Para crear a otro ser humano un hombre ha de fecundar a una mujer, lo que se logra mediante el denominado acto sexual. En el hombre el aparato reproductor se compone de la combinación del pene y los testículos que producen espermatozoides, y en la mujer de los ovarios que producen los denominados óvulos, a los cuales se llega mediante la vagina. En el acto sexual el hombre libera espermatozoides desde el pene hasta la mujer, que luego fecundan al óvulo comenzando así el ciclo de la vida.

Nuestro aparato reproductor no está aún listo cuando nacemos, y según vamos creciendo se va desarrollando cada vez más hasta su fase plena, lo cual suele ocurrir durante el período de la pubertad

Aparato reproductor femenino

A continuación vamos a conocer cuáles son los órganos del aparato reproductor femenino: 

  • ÓRGANOS INTERNOS: aquí se encuentran los ovarios (son dos órganos de forma circular y muy pequeños en los cuales maduran los óvulos, compuestos de núcleo y membrana, normalmente uno cada mes en cada ovario); las trompas de Falopio (conductos que salen del ovario y que llevan a los óvulos maduros hasta el útero); el útero (zona con paredes musculosas que recibe al óvulo en cada ciclo menstrual de la mujer y lugar en el que se desarrollarán bebés en caso de embarazo); y la vagina (conducto que comunica el útero con el exterior del cuerpo de la mujer y a menudo canal del parto de los bebés).
  • ÓRGANOS EXTERNOS: aquí debemos señalar a la vulva (formada por labios mayores y labios menores, encargados de proteger la entrada y salida de la vejiga) y mamas (zona del pecho femenino y que sirve para amamantar a los bebés).

El aparato reproductor femenino se encarga de producir óvulos en los ovarios y de permitir la unión entre uno de ellos y un espermatozoide en el llamado proceso de fecundación, así como de hacer posible el desarrollo del “cigoto” hasta el día del nacimiento o parto.

Aparato reproductor masculino

A continuación vamos a conocer cuáles son los órganos del aparato reproductor masculino:

  • ÓRGANOS EXTERNOS: pene (órgano musculoso cubierto de piel que contiene la uretra, conducto por el que salen los espermatozoides y también la orina) y escroto (bolsa de piel que se sitúa debajo del pene y que contiene los testículos del varón).
  • ÓRGANOS INTERNOS: aquí encontramos los testículos (órganos con forma de nuez que producen los espermatozoides, formados por cabeza, cola y núcleo); los conductos deferentes (salen de cada testículo y a través de ellos suben los espermatozoides); las vesículas seminales (glándulas encargadas de producir líquido seminal); y la próstata (encargada también de producir líquido seminal). La mezcla de líquido seminal y espermatozoides crea el “semen”.

El aparato reproductor masculino se encarga de producir espermatozoides en los testículos y de conducirlos hasta el interior del cuerpo de la mujer.

Importancia de la reproducción y la fecundación

El sistema reproductor se encarga de lograr y perpetuar el ciclo de vida de las especies, y en este caso que tratamos concretamente de la especie humana. Este proceso es necesario para que se pueda generar vida nueva y que la especie no llegue a extinguirse, sin embargo, no es una obligación el acto de la reproducción y en los humanos se involucran más hoy en día otro tipo de factores, como la situación de cada persona o sus objetivos de vida. Los sentimientos hacia un bebé recién nacido también son distintos en los humanos, y en el resto de animales, si bien poseen instinto maternal, solo podemos hablar de reproducción por mero instinto natural.

Cuando un óvulo madura pasa del ovario a la trompa, y si durante su recorrido se encuentra con un espermatozoide, pueden unirse formando el llamado “cigoto” que incluirá información y genes del padre y de la madre. El óvulo fecundado se irá dividiendo en diferentes células hasta llegar al útero, donde se pegará a su pared y se formará el “embrión”. Este es el conocido como proceso de fecundación.

El embarazo es el periodo que va desde la fecundación hasta el nacimiento del bebé y en los humanos tiene una duración de 9 meses aproximadamente. En el útero el embrión se cubrirá de líquido amniótico en el que flotará el embrión, poco tiempo después se formará un órgano llamado “placenta” que comunicará al embrión con la madre y a través del cordón umbilical el feto irá recibiendo alimentos y oxígeno para vivir. El parto es el instante en el que nace el individuo o el feto sale al exterior. A partir de este momento se corta el cordón umbilical y el bebé deberá desarrollarse de forma individual y progresivamente autónoma.

Aunque a veces este tema de la reproducción es visto por algunas personas como un tema tabú (es decir, de lo que no se puede hablar) especialmente en el pasado, hoy sabemos que es un tema común, sano, saludable y fundamental, por lo que debemos conocerlo y comprenderlo desde pequeños para poder tener un mejor entendimiento de nuestro cuerpo y así cuidarlo de pies a cabeza.

aparato reproductor masculino
aparato reproductor femenino

Otros datos curiosos

¿Sabías que una ballena tiene un periodo de gestación (embarazo) de un año entero? Pero eso no es nada comparado con el de un elefante hembra, pues puede tener a su cría casi dos años en su panza antes de dar a luz. Es uno de los periodos más largos de gestación del reino animal.

Por lo general, al momento de juntarse con una pareja, los animales tienen diferentes sistemas y métodos para alcanzar al otro, como bailes, regalos, ofrendas, cambios de colores o hasta olores especiales.

Y, volviendo al tema de las criaturas asexuales, un caso de este tipo es el de las estrellas de mar, que logran formar a otra estrella al desprender una de sus extremidades. Es como si se te cayera un brazo y no solo te creciera de nuevo, sino que de tu brazo creciera entonces una nueva persona. ¿Te imaginas? También existen casos de seres hermafroditas, que son aquellos que poseen ambos sexos, tanto masculino como femenino al mismo tiempo. Un ejemplo de seres hermafroditas son los caracoles y las babosas.