Animales vivíparos

¿QUÉ SON LOS ANIMALES VIVÍPAROS?

animal viviparo¿Sabías que el humano es un ser vivíparo? Pues sí, y ahora puede que te estés preguntando qué es ser vivíparo, y la respuesta está en nuestras madres.

Un ser vivíparo es aquel que engendra una cría dentro de sí y no recurre a los huevos (como en el caso de los ovíparos) para que sus “bebés” lleguen al mundo. La palabra ‘viviparidad’ significa que el ser que nace (la cría) se forma dentro de una “estructura” que le permite obtener oxígeno, alimento y crecer. Esta estructura suele recibir el nombre de útero.

Es decir, que las crías de la especie vivípara se gestan (se forman) dentro de un compartimento natural de la madre y tienen un proceso de formación que varía según la especie. Dentro de la madre esa cría recibe alimento y oxígeno, pero una vez fuera ha de valerse por métodos externos. Pueden ser vivíparos diferentes clases de animales, como los reptiles, los mamíferos y los anfibios.

Como curiosidad, uno de los pocos animales donde el macho es quien se embaraza es el hipocampo (también conocido como caballito de mar), quien tras un prolongado tiempo de gestación libera a las crías con fuerza, las cuales pueden llegar a ser incluso más de doscientas a la vez.

Pero también existe otra condición, que es la condición ovovivípara, la cual se trata de huevos que residen dentro de la madre eclosionando allí mismo y que después son expulsados, es decir, que los ovovivíparos combinan ambas formas de dar a luz. Los seres placentarios son aquellos que se forman dentro de la placenta, como lo son la mayoría de los animales y los mismos humanos.

Sin embargo, hay marsupiales como el canguro que nacen sin estar completamente desarrollados y terminan de formarse dentro de bolsas externas especiales de las madres. ¿Recuerdas esas bolsas protectoras donde los canguros guardan a sus crías en los dibujos animados? Pues en la vida real esto es cierto, y los pequeños canguros permanecen allí adentro hasta ser lo suficientemente grandes como para saltar por sí mismos.

Algo bueno de los animales vivíparos es que poseen mayor protección al ser resguardados por la madre. De estar en huevos serían no solo más frágiles, sino también más difíciles de cuidar, pues si se rompen durante su formación lamentablemente el animal no nacería o nacería con algún problema.

Otra característica interesante es que la mayoría (no todos) de los animales vivíparos son cuadrúpedos, es decir, que requieren de cuatro patas para desplazarse de un lugar a otro. Y si bien todas las especies poseen un amor maternal diferente, se sabe que los vivíparos poseen un vínculo más estrecho entre madre e hijo, por haber compartido un mismo cuerpo en algún momento.

Algunos animales vivíparos pueden ser: perros, gatos, leones, tigres, osos, elefantes, jirafas, monos, cerdos, vacas, caballos, conejos, delfines, ballenas, boas y cascabeles… Como puedes ver son muchos los animales vivíparos que hay y todos tienen diferentes tipos y tiempos para dar a luz. Algunos requieren ciertas condiciones especiales, y eso es lo que hace tan variada la forma de traer al mundo una nueva vida.