Hongos, protoctistas y moneras

Nuestro planeta es un sitio gigante, y en él habitan toda clase de seres. Los más populares somos nosotros, los seres humanos, pero no somos los más numerosos (una sola colonia de termitas puede tener más miembros que todos los humanos del mundo… ¡una sola!), y tampoco somos los únicos.

Además de nosotros, también podemos encontrar a los animales: insectos, mamíferos, peces, aves, etc. Pero, ¿sabías que hay otros tipos de seres vivos? Sí, ahora me dirás que las plantas, pero también existen otros… ¿Los conoces? Son el grupo de los hongos, protoctistas y moneras. Ellos también, al igual que tú y yo, pasan por los mismos procesos de vida, así que aprendamos un poco más sobre ellos.

Las diferencias entre los seres vivos radican en los tipos de células que tienen y en la complejidad de su cuerpo, es decir, la forma en la que están compuestos. Son cinco los reinos de seres vivos:

  1. Moneras.
  2. Protoctistas.
  3. Hongos.
  4. Plantas.
  5. Animales.

Antes se pensaba que los tres primeros entraban en el reino de las plantas, al tener la creencia de que todo aquello que no fuese animal era planta, pero gracias a un pequeño gran invento llamado ‘microscopio’, los científicos e investigadores se dieron cuenta de que hay diferencias notables entre estos tipos y las plantas.

De todos los seres vivos se dice que el más grande del mundo es la gran ballena azul, pudiendo medir hasta 30 metros de largo, pero hay un único hongo que le puede hacer competencia, y es el Armillaria Ostoyae, que se encuentra en Estados Unidos, y desde su inicio como una pequeñita espora ha logrado aumentar su tamaño hasta abarcar lo mismo que 1.665 campos de fútbol. Además, tiene 2.400 años de edad, por lo que… ¡además de grande también es muy viejo!

LOS HONGOS

¿Sabías que las levaduras pueden ser consideradas como hongos? Son organismos unicelulares (de una sola célula), como el moho, que pueden salir en los alimentos, pero incluso los ricos champiñones pueden entrar en este grupo. Algunos de estos seres son comestibles para humanos y animales, pero cuidado, porque no todos lo son, y algunos han desarrollado sistemas de defensa que les permiten ser tóxicos y muy peligrosos para así protegerse de posibles enemigos.

PROTOCTISTAS

Este reino se caracteriza por organismos unicelulares y pluricelulares (es decir, que tienen una o más células) sencillos, como algas y protozoarios, los cuales no pueden generar tejidos complejos. Viven en espacios acuosos (espacios acuáticos, sea con mucha o poca agua). Además pueden alimentarse de residuos en el agua o también pueden cazar. Cabe destacar que algunos protoctistas son parásitos que pueden causar enfermedades graves.

Para su reproducción usan un sistema llamado ‘esporulación’, en el cual una misma célula se divide en dos partes iguales. Es decir, la madre se transforma en dos hijas para luego crecer y repetir el proceso. Estos seres también ayudan al reciclado de materiales al consumir material muerto o podrido, transformándolo así en nutrientes para la tierra.

MONERAS

Hay una palabra que puede definir bien al reino de los moneras, y es la ‘bacteria’, pues los moneras son aquellos seres unicelulares que carecen de núcleo. Y aunque muchas veces hemos escuchado la palabra ‘bacteria’ como algo malo, ya que muchas pueden causarnos enfermedades y malestares, lo cierto es que hay otras que nos ayudan, haciendo comidas e incluso medicinas.

Son además los organismos más abundantes del planeta, es decir, que son los que se encuentran en mayor cantidad, pues se pueden presentar en el agua, en la tierra o incluso en el aire… ¡y hasta en nosotros mismos! Así es, las bacterias pueden estar en nuestra piel y dentro de nosotros, como en nuestros intestinos, pero no te preocupes, ya que suelen ser buenas y nos ayudan en muchos procesos corporales dándonos otros nutrientes.

Volver