La reproducción de las plantas

Hay muchos tipos de seres vivos, y todos cumplen con funciones básicas, como dormir, comer, crecer, morir y, por supuesto, reproducirse. Las plantas no son una excepción a dichas funciones, y a continuación aprenderemos cómo lo logran hacer sin ni siquiera moverse.

Sin la reproducción de las plantas no podría haber medio ambiente, y sin medio ambiente no podría haber ni humanos ni animales. Hay dos tipos muy importantes de plantas para entender este concepto: aquellas que poseen flores y aquellas que no. De la misma manera, hay dos formas en las que las plantas logran reproducirse, que son: la reproducción sexual y la asexual.

Estas son diferentes entre sí por varias razones y métodos. Detallémoslas ahora un poco más:

REPRODUCCIÓN ASEXUAL Y SEXUAL

Es similar a la reproducción regular de seres vivos, es decir, la de los humanos y la de la mayoría de animales, pero con dos individuos que poseen gametos femeninos y masculinos, unidos para crear algo nuevo. Las plantas que generan semillas por lo general tienen este tipo de reproducción.

La alogamia es la forma en la que la fecundación entre dos plantas se realiza mediante factores externos (es decir, que no son de la planta en sí), como el viento o los insectos y las aves polinizadoras. También existe la llamada autogamia, que viene a significar que la planta se fecunda a sí misma.

La reproducción sexual significa que dos individuos crearán algo nuevo a partir de su código genético, mientras que en la reproducción asexual un mismo individuo crea a otro con su mismo código, es decir, que se crea a sí mismo de nuevo en un proceso llamado mitosis celular.

Algunos ejemplos de este caso pueden ser la patata, la remolacha, el ajo, la cebolla, el jengibre, la fresa, el trébol y la lavanda entre muchos otros. Imagina que este proceso es como si se te cortaras una uña de tus dedos y de ella creciera una persona igual a ti. ¡Porque es una extensión de ti!

PLANTAS CON FLORES

Tres procesos se requieren para lograr una perfecta reproducción en plantas con semillas, y estos son: la polinización, la fecundación y la germinación.

  • Polinización: las flores poseen polen, el cual es transportado por varios factores (uno de los más comunes es el realizado por insectos como las abejas) de una flor a otra, haciendo que se dé la polinización. Al tener una flor el polen de otra, se pasa al siguiente paso.
  • Fecundación: un grano de polen cae en otra flor, se forma un cigoto, es decir, el bebé de una nueva planta, y después crece en la flor siendo alimentado por la misma (como una madre a su bebé) hasta que tenga una cubierta endurecida y se logre crear una semilla. Esta semilla caerá al suelo con el tiempo para empezar con el siguiente proceso.
  • Germinación: cuando las condiciones son ideales, esta semilla se abrirá y de ella brotarán raíces, un tallo y a veces una nueva planta, la cual repetirá el mismo proceso por el cual nació. Las semillas pueden llegar a ser muy resistentes y esperarán hasta que las condiciones del suelo sean aceptables para empezar a germinar.
Volver