Las zonas rurales y urbanas

LAS ZONAS URBANAS Y RURALES

Aunque no lo creas, el campo y la ciudad tienen muchas más cosas en común de las que, a priori, podría parecer. En ambos espacios viven personas y familias enteras, con sus rutinas diarias, sus deseos, sus alegrías y también sus obligaciones: ir a la escuela, ir a trabajar…En ambos espacios las familias tienen casas, medios de transporte con los cuales desplazarse de un lado a otro, tiendas de diferentes tipos, bares, iglesias…

Sin embargo, a pesar de las semejanzas, el campo y la ciudad presentan diferencias importantes que es preciso conocer para poder distinguir entre un lugar u otro. Una de las diferencias fundamentales es el número de población existente entre una localidad de campo y aquella perteneciente a una ciudad. En las ciudades existen más números de habitantes, por ejemplo, que zonas verdes, produciéndose casi siempre un exceso poblacional que repercute indiscutiblemente en la preservación y el mantenimiento del medio ambiente. A más personas, medios de transporte, industrias, etc…, más difícil es que el aire que nos rodea se mantenga respirable.

En las zonas rurales, por el contrario, y al encontrarse rodeadas de campo, los habitantes no superan en extensión a las zonas verdes, y el aire, por esa razón, también es mucho más puro y los cielos parecen más estrellados.

Los trabajos que realizan los habitantes de dichos espacios también es una de las grandes diferencias existentes entre un pueblo y una ciudad, ya que en los pueblos de zonas rurales (y no tanto en los que se encuentran adscritos a importantes áreas metropolitanas) los trabajos se encuentran sobre todo relacionados con el sector primario y no tanto con el secundario y terciario.

Otros aspectos como el ritmo de vida, mucho más acelerado y frenético en la ciudad y más pausado en las zonas rurales, o las grandes construcciones como los hospitales o las zonas de grandes superficies comerciales o cines, suelen ser propias de las ciudades, dado que su extensión y su economía les permite hacer uso de ellas.