El propósito de esta actividad es celebrar San Valentín en el aula y hacer que los estudiantes participen en un divertido juego de ejercicios de calentamiento que incorpora esta temática propia del 14 de febrero y que puede servir para fortalecer valores tan importantes como la amistad, el compañerismo, el respeto y la colaboración. Es una actividad ideal para realizar tanto en Infantil como en Primaria.

dimámica-activa-san-valentín

Materiales que necesitaremos

  • Bolas de espuma pequeñas (preferiblemente rojas).
  • Tarjetas de San Valentín. Prueba a elaborarlas en cartulina, con sobres de colores, con adornos para decorarlas y personalizarlas…
  • Rotuladores, bolígrafos y adornos variados.
  • Una gran cesta o un cubo para colocar las tarjetas.
  • Música infantil animada y divertida.

 

Descripción de la actividad

  • Antes de comenzar, el maestro/a debe establecer límites claros para el juego y situar una cesta o un cubo fuera de dichos límites para colocar las diferentes tarjetas de San Valentín que se hayan ido elaborando. Las tarjetas de San Valentín que utilicéis se repartirán el día 14 de febrero, si es posible, y habrá que elaborarlas previamente. Por ejemplo, haz que durante la semana previa a San Valentín los niños vayan escribiendo mensajes bonitos que les gustaría escuchar o palabras bonitas de amistad o de ánimo…pueden ser varias las opciones.
  • Después habrá que elegir de 2 a 4 estudiantes para que sostengan las bolas de espuma roja. Ellos serán los encargados de “señalar” a los demás durante la dinámica, y otro u otros dos para que se sitúen en la zona de la cesta con el fin de que vayan dando durante el juego los mensajes de San Valentín a los compañeros que lleguen.
  • Se trata de que los alumnos se desplacen libremente (o según indicaciones) por el espacio, que puede ser un patio, un gimnasio o la propia aula. Frente a ellos se situarán los “señaladores” con las bolas de espuma roja, y en el otro extremo los “guardianes” de las tarjetas de San Valentín.
  • Pide a los estudiantes que caminen primero y que luego vayan incorporando diferentes habilidades locomotoras para hacer la actividad más dinámica y divertida: saltar, saltar con sacos, reptar, caminar hacia atrás, levantar los brazos, ir a pata coja, caminar señalándose la nariz…
  • El profesor deberá marcar los tiempos. Por ejemplo, esto puede hacerse a través de la música (también puede hacerse con cronómetro y minutos) y que cuando deje de sonar una canción los “señaladores” lancen las bolas con el fin de golpear suavemente a algún compañero.
  • Si un estudiante es “señalado” por otro compañero o compañera con una bola de espuma roja, él o ella deberá quedarse quieto con los pies juntos y realizar la forma de un corazón poniendo sus manos frente a su cabeza.
  • Antes de volver al juego y de iniciar la misma o una nueva canción, los niños que permanezcan en movimiento y que no hayan sido señalados deberán correr hacia la canasta, coger una tarjeta del Día de San Valentín y leérsela a la persona congelada. Una vez leída la persona que la haya cogido la puede volver a colocar en la cesta o dejarla en otra cesta vacía. La persona congelada será entonces libre de volver al juego.
  • Para que las frases de las tarjetas tengan mayor relación aún con la dinámica activa, busca frases como: “eres muy buen compañero, y por eso te salvo y te quiero”.

mensajes-san-valentín-aula

A lo largo del juego se pueden ir introduciendo variaciones, por ejemplo, con los niños más pequeños (sobre todo si no saben leer), se puede cambiar la idea de las tarjetas por abrazos o felicitaciones en directo. Prueba con cosas bonitas y alegres como “me gusta tu sonrisa” o “que tengas un buen día”.

¡Será un día fantástico para todos!