Queremos proponeros una forma muy divertida de jugar y aprender matemáticas al mismo tiempo, y es un juego de números que hemos preparado para que los niños puedan practicar esta materia de la forma más entretenida posible: ¡La batalla de las mates!

Además es un juego de matemáticas que no precisa de demasiados materiales ni de un espacio concreto para su realización, ya que tan solo necesitaremos una baraja de cartas. Este juego de la batalla de las mates puede aplicarse a cualquier operación, ya sean sumas, restas, multiplicaciones o divisiones, y su mecánica es muy sencilla. ¡Veámoslo a continuación!

 

Cómo jugar a la batalla de las mates

La mecánica del juego de la batalla de las mates consiste en enfrentarse unos a otros, lo cual podemos hacer con parejas o con equipos, aunque si existe ya un alto nivel de cálculo general se puede hacer en batallas individuales.

Cada pareja o equipo necesitará una baraja de cartas que podremos fabricar nosotros mismos con cartulinas, aunque también se podrá utilizar una baraja de cartas normal, teniendo en cuenta que lo que necesitaremos son los valores numéricos de las mismas. Y si queremos darle un nivel más avanzado al juego, también podremos fabricar nuestras cartas en lugar de con números, con operaciones concretas.

Otra alternativa es hacer dos mazos, uno con los valores numéricos y otro con las operaciones.

 

Instrucciones para este juego matemático:

  • Se realiza a suertes el inicio de la batalla, es decir, que puede elegirse el equipo que empieza a pares y nones o lanzando una moneda al aire para el cara o cruz.
  • El equipo o pareja que comience barajará el mazo de cartas y lo colocará boca abajo en el centro de una mesa. En caso de que se hayan hecho dos mazos como hemos explicado anteriormente, uno con números y otro con operaciones, se pondrán los dos boca abajo.
  • El primer jugador o equipo dará la vuelta a las dos primeras cartas de la pila central, y el oponente o segundo equipo hará lo propio con su mazo. Cada jugador deberá sumar, restar, multiplicar o dividir los factores de los dos pares de cartas (las del equipo propio y del adversario) y hacerlo en silencio hasta que todos los equipos terminen de hacer lo mismo y pueda ponerse en común el resultado. Si jugamos también con el mazo de operaciones, deberemos dar la vuelta a la primera carta para saber qué operación debemos aplicar. Tras una ronda (que puede establecerse en 5 tiradas, 10 tiradas, etc.) ganará el equipo o jugador que más operaciones haya resuelto correctamente (si ambos lo hacen correctamente elegiremos al más rápido) bajo el arbitraje del maestro/a.
  • El equipo o jugador ganador deberá coger las cartas tiradas del otro equipo en la ronda y guardarlas en un nuevo mazo propio, que será el mazo de las cartas prisioneras. Cuantas más cartas pierda un equipo, más debilitado y menos fuerza tendrá en la batalla.
  • Podemos repetir esta dinámica hasta que se haya jugado con todas las cartas de los jugadores. El jugador o equipo que más cartas prisioneras tenga al término de la partida, será el ganador final.

 

Posibles variaciones o ideas a añadir a nuestro juego

Este juego es muy sencillo, y la idea de plantearlo como una batalla (tal vez de estilo espacial) puede hacer que los niños se sientan más motivados a la hora de trabajar con los números. Las operaciones podremos irlas variando conforme se avance en la asignatura de matemáticas en el aula, haciendo que el nivel sea cada vez más complejo. Como sugerencia, proponemos hacer esta actividad con cierta planificación y realizarla el día elegido con disfraces o con adornos de una guerra intergaláctica. También podemos ambientar la clase con música especial, tipo “La guerra de las galaxias”. ¡Será muy divertido!





Más contenidos