En este juego de mates, al que hemos llamado “Todos a la torre”, los niños trabajarán con la suma y con la comparación de números de una forma súper divertida. La idea es que puedan trabajar con esas operaciones a través de sus personajes favoritos, los superhéroes, como pueda ser Mario Bross, Batman, Superman…aunque es necesario que siempre elijamos algún personaje que tenga a un antagonista o enemigo, como pueda ser Batman para Superman o Wario para Mario Bross.

Los niños disfrutarán de lo lindo pudiendo jugar en clase con sus personajes favoritos, mientras al mismo tiempo trabajan y practican con las matemáticas.

 

Cómo jugar a Todos a la torre

Para poder llevar a cabo este juego de sumas necesitaremos bloques de Lego o de construcción en general, y un par de muñecos que hagan pareja y que no se lleven bien entre sí, ya que el concepto de juego será la batalla.

Usaremos 12 bloques para cada muñeco o superhéroe. Las figuras de DUPLO o sets de LEGO MARIO pueden ser muy recomendables, porque ya suelen venir incorporados los héroes en sus diferentes sets, aunque valdrá cualquier muñeco. La idea es que si es un muñeco de Lego o similar, podremos encajar al personaje en la cima de la torre, lo que hará que la dinámica sea más cómoda y atractiva.

También necesitaremos unas tarjetas con números del 1 al 12, para lo cual podremos usar una baraja de cartas con dicha numeración o fabricarlas en cartulina con alguna ilustración divertida (si queremos conservar el juego siempre podremos plastificarlas).

 

Instrucciones para este juego matemático:

Pongamos que Mario Bross y Wario se encuentran inmersos en una batalla para ver quién tiene la torre más alta. Para poder representarlo necesitaremos que los niños se vayan turnando y jueguen siempre en parejas, frente a frente, eligiendo a suertes quién tendrá a cada personaje y quién empezará primero. Una vez elegidos, cada alumno deberá coger una carta con número. A continuación, y según el número que haya salido, cogerá los bloques e irá levantando la torre (si le ha salido una tarjeta con el número 4, pondrá cuatro bloques en torre, que pueden ser de distintos colores para hacerlo más visual).

El juego transcurrirá así hasta que hayan salido todas las cartas de número. Ganará la batalla el jugador (y personaje) que tenga la torre más alta, siempre que no se caiga.

Si queremos añadir más emoción, podemos poner varias rondas para cada pareja de jugadores. En este caso, llegada la segunda ronda deberán barajar las cartas de número y volver a sacarlas una a una, aumentando la torre en consecuencia. ¿Quién ganará la ronda? ¿Cuántos bloques habrá que sumar hasta llegar al final? ¿Será mejor Mario o Wario?

También podrás hacer un mayor número de cartas de número, para que haya que hacer sumas cada vez más largas sin necesidad de hacer varias rondas.

 

Posibles variaciones o ideas a añadir a nuestro juego

Otra dinámica que podamos seguir es la de que el personaje “malo” tenga una torre y a alguien en ella: Mario, Luigi, Princesa Peach…, construyendo una torre de, por ejemplo, 10 ladrillos (el prisionero deberá estar en lo alto de la torre). El objetivo será que el personaje principal elegido logre subir hasta la cima de la torre y lograr el rescate, para lo que deberá ir cogiendo cartas de número y consiguiendo bloques.

Si además queremos añadir más operaciones matemáticas, podemos ir sumando preguntas como: ¿cuántos bloques faltan para que Mario logre rescatar a Luigi? Y que cada alumno, en un papel, realice el conteo y haga la operación.

También, en lugar de con cartas de número, podremos usar un dado. Por ejemplo: si un niño juega con Superman y debe rescatar a Robin, y al tirar el dado saca un 5, Superman podrá volar hasta 5 ladrillos (sumar 5 ladrillos más a su torre). ¿Conseguirá salvar a Robin?





Más contenidos