El propósito de esta actividad es que los estudiantes sigan un patrón de movimientos rítmicos establecido mientras suena este villancico típico en inglés.

Puede ser una actividad muy bien desarrollada si los alumnos ya tienen ciertas nociones básicas de movimientos bailados o muy bien definido el concepto de izquierda a derecha, por ejemplo, pero en cualquier caso es algo que puede trabajarse, con lo cual es una actividad ideal tanto para niños de 3 años como para niños de 8.

Si no es así y los niños tienen dificultades para comprender la dinámica, los movimientos marcados, o la dirección de izquierda y derecha, pueden ser muy buenas melodías también la canción de la Macarena (muchos se sabrán el baile) o practicar la Yenca en el aula como paso previo al villancico navideño.

 

actividad-baile-navidad

 

Materiales que necesitaremos

  • Reproductor de CD, móvil u ordenador.
  • Un espacio con una zona elevada para que pueda verse bien al profesor/a.
  • Músicas recomendadas: Jingle Bell Rock de Bobby Helms como tema principal, y la Macarena, de Los del Río o la Yenca, versión de Enrique y Ana, para entrar en calor y coger mejor la mecánica de la actividad.

 

Descripción de la actividad

Los alumnos deben colocarse de frente a su maestro o maestra durante la actividad. El profe deberá marcar e indicar detalladamente los movimientos que hay que realizar. Una buena forma de hacerlo puede ser dividiendo el villancico en pequeños fragmentos. Si hay complicaciones para memorizar y retener los pasos, sé hábil y recurre a canciones muy famosas con coreografías marcadas, como es el caso de la canción de la Macarena. En casos más difíciles y específicos, como no tener claro dónde está la izquierda o la derecha (algo habitual sobre todo en grupos de niños muy pequeños), recurre a la “Yenca” para practicar un poco.

Puedes comenzar preguntando a la clase si sabrían cómo bailar la canción de “Jingle Bell Rock” o que qué patrones de movimiento creen que podrían hacerse. Con toda seguridad muchos dirán que no saben, pero seguro que si les refrescas la canción de la Macarena se acordarán de algunos pasos útiles. Los niños pequeños suelen quedarse muy bien con las canciones de moda pegadizas, recordándolas aunque haya pasado el tiempo.

El patrón rítmico de esta versión de Jingle Bells de Bobby Helms es perfecta, precisamente, para trabajar pequeños saltitos y trabajar la motricidad gruesa y el aprendizaje de delante y detrás o de izquierda o derecha, y sin duda es también ideal para estas fechas aunque solo sea por simple diversión.

Si quieres que después de las prácticas los movimientos se ajusten a la perfección al villancico acuérdate de agregar los pasos necesarios para que todo quede perfectamente encajado. Lo mismo ocurre cuando la canción vaya terminando, que podrán alargarse los últimos pasos. Esta además es una actividad ideal para realizar al principio o al final de una clase con el objetivo de destensar.

Otras posibles variaciones que puedes introducir son: observa si los niños más pequeños están familiarizados con la Macarena o con la Yenca, y si no es así recuerda que pueden simplemente jugar a imitar al profesor, siempre mirando hacia adelante. Los estudiantes más mayores o aquellos que conozcan bien los movimientos pretendidos podrán realizar la actividad sin problemas y dar un pequeño giro de salto cada vez que se complete un patrón rítmico. Anímate a proponer a los alumnos sus propios pasos y elige esta dinámica de Navidad para la apertura o para el cierre de tus clases.

Trabajar la motricidad gruesa puede ser muy divertido, ¡sobre todo en Navidad!

actividad-motricidad-gruesa