Onomatopeya

¿QUÉ ES UNA ONOMATOPEYA?

que es una onomatopeyaAunque no lo parezca, en nuestro idioma hay un término o forma de decir algo para casi todas las palabras y sonidos. Y te preguntarás, ¿pero acaso las palabras no son sonidos? Pues sí, pero hay sonidos que no son palabras. Por eso, para aclararnos, exploremos un poco lo que son las ‘onomatopeyas’.

La palabra “onomatopeya” puede sonar complicada, pero verás que su significado es muy sencillo y que las usamos mucho durante nuestra infancia especialmente, mientras vamos aprendiendo a hablar. Una onomatopeya es la forma en la que escribimos un sonido, que puede ser un ruido o un canto de algún animal de manera general.

¿Te gustan los cómics? Porque los cómics son también un buen ejemplo del uso de las onomatopeyas. Cuando el héroe golpea a los villanos, suelen aparecer textos como, ¡Pow! y eso es una onomatopeya.

Es más, una de las primeras cosas que aprendemos cuando somos bebés son las onomatopeyas de los animales. Algunos bebés también comienzan a asociar los sonidos con los objetos, como por ejemplo cuando a un bebé se le dice ‘toc-toc’, para hacerle ver que le están llamando o que alguien va a venir y está tocando a la puerta.

Las onomatopeyas no necesariamente necesitan vocales, ya que algunas consonantes logran transmitir de por sí un sonido similar al que se trata de expresar. Ciertas letras pueden producir un sonido prolongado, que hace que sola pueda asemejar un ruido. Y es que de eso se tratan las onomatopeyas: ruidos escritos como si fueran palabras. Porque hay veces donde tratamos de escribir todo lo que ocurre en un momento y luego suena algo, pero no sabemos cómo representarlo.

Debemos comprender que esos sonidos en realidad no poseen como tal una forma escrita propia, sino que las onomatopeyas nos ayudan a comprender cómo serían o cómo es lo más cercano que se le parece en materia de pronunciación.

¿Qué otras onomatopeyas te sabes? Averigua si alguna aparece en la lista que te damos más abajo.

EJEMPLOS DE ONOMATOPEYAS

Veamos algunos ejemplos de onomatopeyas populares:

  • Pow: que simboliza un golpe o un portazo.
  • Ring: es un timbre, usado normalmente para decir que un teléfono está sonando. Decimos ‘ring-ring’, y cuando el sonido es muy molesto o persistente, lo extendemos con ‘Riiiiiiing’.
  • Toc, toc: ¿te sabes algún chiste de ‘toc-toc’? Pues todos ellos usan esa misma onomatopeya, que significa que alguien está tocando a una puerta.
  • Algunas onomatopeyas no necesitan ni siquiera tener vocales, como cuando queremos hacer silencio y decimos ‘shhh‘, o cuando queremos llamar a alguien y buscamos su atención diciéndole algo como ‘psss psss’.
  • ‘Zip’: suele ser la representación de una cremallera al momento de abrirse o cerrarse.
  • Boom: es un sonido común que nos indica que algo explotó.
  • Otro sonido común es el de la exclamacion ‘¡Aaaaah!’ para denotar dolor, sorpresa o emoción.

Algunas de las formas con las que representamos los sonidos de los animales son (algunas las conocerás, otras puede que no):

  • Para los perros, es ‘guau’ o ‘guau-guau’.
  • Para los gatos es ‘miau’.
  • Los sapos hacen ‘croac’.
  • Las vacas hace ‘muuu’.
  • Los lobos aúllan haciendo ‘auuuuuu’.
  • El gallo canta diciendo ‘kikirikí’.
  • La oveja hace ‘beeeee’.
  • La abeja hace ‘bzzz bzzz’.
  • La serpiente tiene el sonido de una sola letra: ‘Sssssssss’ .
  • Los peces hacen ‘blub’ o ‘glub’.

¿Sabías también que muchos idiomas tienen sus propias formas de onomatopeyas? En inglés las vacas dicen ‘mooo’ (que en realidad suena igual a nuestro ‘muuuu’), los perros hacen ‘woof’, los gatos hacen ‘meow’, las ovejas hacen ‘baaaah’ y las ranas hacen ‘ribbit’. En algunos casos las onomatopeyas pueden ser muy raras, como en Japón, donde dicen que los gatos hacen ‘nyan’ y los sapos hacen ‘kero’.

¿Te imaginas a un sapito cantando ‘kerokerokerokerokero’? Y si te reíste pensándolo, entonces habrás usado la onomatopeya más conocida de todas: ‘Jajajajajajaja’.