Grandes son los misterios que dejaron las antiguas civilizaciones a los historiadores actuales, y muchas las lenguas perdidas, las ciudades en ruinas, los diferentes restos de distintas y enigmáticas culturas… que es inevitable no sentir una curiosidad inagotable.

Así que, cuando pensemos en todos esos secretos que la historia guarda, recordemos que gracias a todos los avances de la actualidad podemos conocer gran parte de los mismos, por lo que no nos quedemos nunca con la duda y avancemos hacia el conocimiento.

 

Qué es la piedra de Rosetta

 

La piedra de Rosetta es una antigua estela egipcia grabada en piedra granodiorita (una roca ígnea plutónica parecida al granito) que mide 112,3 por 75,7 cm. y tiene 28,4 cm. de espesor, pesando aproximadamente unos 760 kilogramos.

Esta estela lleva grabado un decreto realizado después de la coronación del faraón Ptolomeo V, publicado en Menfis en el año 196 a. C. La estela, a su vez, posee escrituras de tres tipos: jeroglíficos en la parte superior, que era el lenguaje de los dioses y el que manejaban los sacerdotes; escritura demótica después, que era el lenguaje popular; y griego antiguo en último lugar, utilizado después del periodo helenístico para redactar documentos.

 

que es la Piedra Rosetta

 

¿Dónde fue encontrada la piedra de Rosetta?

 

Como hemos podido ver, en la llamada piedra de Rosetta, tres fueron los idiomas que se utilizaron para grabar el mismo decreto, cuyo texto se iniciaba enalteciendo al faraón Ptolomeo V. Así, son catorce líneas en forma de jeroglíficos, treinta y dos líneas en demótico y cincuenta y cuatro líneas de griego antiguo. Sin embargo, debes saber que todas ellas están incompletas, siendo la parte superior (la de los jeroglíficos) la que más afectada está.

Y, ¿quién encontró la famosa piedra de Rosetta? Pues fue descubierta en el delta del río Nilo, en Egipto, en el año 1799, y el responsable fue Pierre François Xabier Bouchard, un ingeniero y oficial del ejército de Napoleón. Bouchard, que se encontraba extrayendo una piedra de una vieja pared que se estaba demoliendo en Port Saint Julien (en la zona de el-Rashid o “Rosetta”, como la llamaban los franceses) para construir un fuerte, fue el responsable del importante descubrimiento de esta forma tan accidental.

El comandante de Bouchard, el General Menou, fue quien se percató de la importancia de la piedra y, debido a esto, fue enviada a Alejandría a ser estudiada por especialistas franceses. Eso sí, debemos comprender que la piedra de Rosetta no es una estela completa, ya que realmente es parte de una estela mucho más grande, algo que se sabe al haber sido comparada con ortos decretos encontrados posteriormente en mejor estado.

Después de que los británicos vencieran a Napoleón, la piedra de Rosetta fue tomada como botín de guerra y llevada al Museo Británico de Londres, donde hoy en día aún sigue siendo expuesta.

 

inscripciones piedra rosetta

 

¿Por qué es tan especial la piedra de Rosetta?

 

Quizás te estés preguntando por qué es tan especial la piedra de Rosetta y vamos a explicarte unos cuantos datos que te harán comprenderlo mejor. En primer lugar, porque este trozo de estela fue el primero en ser encontrado, aunque no es la única estela ni un decreto único el que contiene, ya que posteriormente fueron encontradas otras similares y en un estado mucho más favorable.

Antes de este descubrimiento de la piedra de Rosetta muchos estudiosos ya habían intentado descifrar jeroglíficos sin éxito alguno, y es que esa forma de comunicación o lengua, la de los jeroglíficos, llevaba más de mil años extinta. Pero gracias a este hallazgo, afortunadamente, fue posible descifrar el gran misterio de los jeroglíficos, aunque hacerlo llevase más de 20 años.

Pero, ¿cómo se consiguió? Pues porque debido a que eran los mismos textos, en diferentes lenguas, solo había que guiarse de la traducción para lograr desentrañar el funcionamiento completo de los jeroglíficos. Cuando el francés Jean-François Champollion descifró este misterio oculto, nació lo que hoy conocemos como egiptología.

La piedra de Rosetta fue, en definitiva, la clave que se necesitaba para descubrir muchas otras cosas, o lo que es lo mismo, la llave para abrir la puerta del conocimiento. Como curiosidad debes saber también que,  cuando se describen hallazgos que cumplen con el mismo propósito (el de abrir paso a informaciones mayores), se habla también de «piedra de Rosetta», en alusión a este descubrimiento tan importante para la historia.


Volver