Concepto:

Veamos algo: una cosa es confundir una palabra con otra, y otra muy distinta confundir dos con una sola, ya que eso es algo con lo que hay que tener mucho más cuidado.

Ya sabemos lo que son las palabras homófonas, que son aquellas que aunque se escriban igual o de forma muy similar tienden a poseer diferentes significados, lo que las hace candidatas perfectas para generar confusiones entre aquellos que las escriben, por eso es importante leer bastante para salir de este tipo de dudas y enredos.

Salgamos entonces de dudas de una buena vez por todas:

  • A ver: se usa para referirse a mirar algo, a ‘ver algo’, y se compone de dos palabras (como los dos ojos que tenemos). Puede relacionarse a con ‘para ver’, ‘quiero ver’, ‘he de ver’ y más.
  • Haber: es del verbo ‘haber’ y significa que hay algo, o que debe ‘haber’ o no algo.

En realidad no es algo tan difícil y, sin embargo, muchas personas escriben fusiones y confusiones como:

  • Aver (que no existe).
  • Ha ver (esta mucho menos).
  • Ha ber (¿Qué rayos es esto?).
  • Aber (¡Basta yaaa!).
  • Ah ver (¿QUÉEEEE?).

También debemos recordar que cuando pronunciamos las palabras al hablar, también se deben tomar precauciones. A veces nosotros hablamos un poco rápido y no le damos la importancia que se merece a cada palabra, y este caso lo demuestra. Si pronunciamos bien todo, nos damos cuenta de que hay una clara separación entre ‘a ver’ y ‘haber’, y se hace más fácil distinguirlas.

Aunque no lo creas, el Diccionario de la Real Academia Española tiene varias secciones y segmentos para solucionar estas confusiones, por si en algún momento tienes una duda al respecto, por lo que puedes investigar cómodamente allí. Por otro lado Internet también es una amplia fuente de conocimiento (siempre seleccionando bien) en ese tema y puedes ayudarte de muchos recursos, como de todos los que te proponemos en el Bosque de Fantasías.

Ahora podrás leer mejor las cosas que te encuentres. Solo debes prestar atención y recordar lo sencillo que es diferenciar estas palabras. Pueden sonar parecido pero nunca igual y, si eres inteligente, saber cuál es cuál será cosa del pasado.

¡Sigue aprendiendo así de bien!

Ejemplo:

Vamos A VER lo que debe HABER en el apartado de ejemplos, para que podamos comprender qué está bien y qué no al usar estas palabras:

Comenzando con ‘A ver’:

  • A ver, a ver…, díganme, ¿quién se comió la última galleta?
  • ¿En serio es de color morado? A ver.
  • A ver ese lindo bebé.
  • De mirar a ver solo hay un paso.

Muchos de estos ejemplos se pueden reemplazar incluso con ‘para ver’ o ‘déjame ver’, y es que lo que importa es el verbo ‘ver’, junto con el artículo ‘a’. En el siguiente caso iríamos con ‘haber’, que como es un verbo (en su modo infinitivo) quedaría así:

  • Tiene que haber más cosas en la caja.
  • De haber más niños la guardería sería más grande.
  • De haber fantasmas los veríamos.
  • No debe haber enfermedades en esta zona.

Si nosotros llegamos a confundirnos alguna vez, cuando por fin entendamos cuáles son las diferencias, este tipo de cosas nos causarán extrañeza… ¡y dolor de ojos!:

  • Haber ese lindo vestido.
  • Tenías que a ver visto lo que hizo
  • Haber qué piensa él.

Todo esto es un NO rotundo. Debemos tener cuidado con las diferencias y con cómo la pronunciación puede ayudar. Cuando tengas una duda de cómo escribir, solo recuerda decir las palabras en voz alta o en tu mente de forma pausada, separando cada palabra entre sí. Si reconoces cuál es la separación entre cada una, el resto será pan comido.

Sabiendo esto, ahora podemos hacer frases como: “A ver, ¿no debería haber dulces aquí?” o cosas por el estilo.