Concepto:

¿Aún te preguntas si eres capaz de diferenciar las palabras correctamente? ¿Sí? Pues vamos a ver un caso especial que seguro que te ayudará mucho en el futuro, y es el de la diferencia entre ‘aun’ y ‘aún’.

Estarás diciendo a lo mejor… “¡pero si ambas palabras suenan igual! ¿Por qué una lleva acento y la otra no?” Para responder esto debemos entender una cosa: los idiomas están hechos de las formas más elaboradas y detalladas posibles, para que la gente cometa la menor cantidad de errores al expresarse. Es lo que nos separa de escribir “lkflafmocpowa,powej,po” para lograr decir: “¿Me puedes servir un vaso de agua, por favor?”

Aunque suenen igual, ambas palabras tienen diferentes significados. Para resumirlo, veamos:

  • Debemos utilizar ‘aun’ como adverbio, cuando hablamos de un ‘hasta’, ‘también’, ‘siquiera’ o ‘incluso’, es decir, cuando se pretende extender lo que se dice. De la misma manera puede usarse como sustituto (o que se sustituya) por ‘aunque’. Si decimos ‘aun si se pudiera ganar…’, en realidad, podemos cambiarlo por ‘aunque si se pudiera ganar’.
  • Por otro lado, usamos ‘aún’ cuando significa ‘todavía’, es decir, cuando actualmente se continúa haciendo algo. Podemos decirlo con sentido de tiempo: ‘aún hay gaseosa en la nevera’; en sentido de ‘sin embargo’ o ‘no obstante’: ‘Le dieron comida y aún tenía hambre’; o para enfatizar y hacer hincapié en algo, como al decir ‘Hubo aún más participación que en la reunión pasada’.

A veces, incluso en los medios de comunicación, se tiende a confundir los usos de la tilde, y esa es una muestra de la importancia que tiene el saber diferenciar y distinguir los significados de cada palabra. Aunque no lo parezca, este es un buen ejemplo de cómo un acento puede cambiarle el sentido a todo.

 

Ejemplo:

Veamos algunas frases con ‘aun’ y ‘aún’:

‘Aun’ lo usaríamos en los siguientes casos:

  • Aun si lo demás está perdido, debemos luchar.
  • Aun así, debemos continuar.
  • Pudimos hacerlo mejor, aun cuando dimos todo de nosotros.

Un pequeño truco es que, cuando escribamos ‘aun así’ o ‘aun cuando’, debemos hacerlo SIN acento.

Ahora veamos su versión acentuada (‘aún’), que la usaríamos en:

  • Por lo que se ve, aún hay posibilidades.
  • Barremos la casa y aún sigue sucia.
  • En el concierto hubo mucha más gente aún.

 

En todos estos ejemplos existe un truco, y es que ese ‘aún’ puede ser reemplazado por un ‘todavía’. Así que, si necesitas acortar oraciones o salir de dudas, recuerda que esa palabra puede ser reemplazada por ‘todavía’, y así tendrás un abanico de recursos gramaticales AÚN más grande.

Puedes hacer estos ejemplos por tu cuenta, ¿cómo? Escribe un montón de oraciones con ‘aun’ y averigua si en ellas se pone con o sin acento, y de esa manera entenderás mejor sus diferencias. Trata de que estas frases u oraciones sean típicas de tu día a día, por si en alguna ocasión tienes que representarlas en papel o en la pantalla de tu ordenador.

De esto ya hemos aprendido que aunque dos palabras suenen igual sus significados son distintos, y que el poder de un acento es enorme, por lo que debemos siempre estar analizando y atendiendo a lo que entendemos y a las nuevas palabras que usamos.

Aun cuando estas dos son palabras que usamos casi todos los días, puede ser que siguiéramos teniendo dudas sobre dónde colocar el acento, o confundiendo ambas una y otra vez. Es una suerte que poseamos un idioma que no nos deja de sorprender.