Concepto:

¡Ayayayayayay! ¡Cuántas confusiones podemos tener algunos días! Palabras que suenan igual pero… ¿se escriben igual? ¡Claro que no! Y lo mejor es aprender a diferenciarlas, porque así descubriremos cosas nuevas que nos servirán más adelante.

Como en el caso de la popular diferencia entre ‘Ay’, ‘ahí’ y ‘hay’ ¿Por qué decimos ‘popular’? Porque la confusión entre estas palabras es en realidad una de las más comunes hoy en día, y si aprendemos esto podremos tener una perfecta escritura, lo que también se traduce en una perfecta dicción.

Veamos primero, antes de dar ejemplos, los significados de cada una de estas palabras:

  • ‘Hay’: viene del verbo ‘haber’, significa que en cierto lugar existe una o varias cosas en un momento determinado.
  • ‘Ahí’: significa ubicación, por regla general lo decimos para referirnos a que algo está en cierto lugar.
  • ¡Ay!: es una exclamación que mayormente usamos para describir un dolor o una sorpresa.

Una vez entendido esto sí se pueden apreciar ya grandes diferencias, las cuales no son tan difíciles de captar y aprender con los debidos ejemplos. Las tres palabras se alejan bastante la una de la otra en su significado, y esto nos ayuda mucho.

Si nos detenemos a pensar un poco lo cierto es que, aunque todas estas palabras se parezcan en su forma, son muy diferentes en su escritura y lo mismo ocurre con su pronunciación.

  • ‘Hay’: tiene su mayor fuerza de voz en la A.
  • ‘Ahí’: tiene la mayor fuerza de voz en la I.
  • ‘Ay’: tiene por lo general su mayor fuerza en ambas, pero suele recaer más en la A.

Y con esto podemos entender que no existen las siguientes variaciones:

  • Hai
  • Hay
  • Aih
  • Ayh
  • Ahi (en este caso es sin acento).

Solo las tres de las que estamos hablando son válidas, y si practicas muy bien podrás evitar equivocaciones tales como decir: “El plumero está hay” o “Ya no ay más comida”, cosas que muchas personas escriben sin darse cuenta de lo mal que está.

En la escritura es bueno entender cada palabra y su significado. Obviamente no sabremos TODAS las palabras del diccionario, pero al menos podremos aprender muchas cosas y trucos sobre aquello que solemos decir todos los días.

Imagina que hay un anuncio en un puesto de comida rápida que dice, ‘Aquí ahi una buena hamburguesa’ ¡Sería un error garrafal! La hamburguesa puede estar muy buena, pero la publicidad dejaría mucho que desear. Hay gente (¿Ves cómo hemos usado el ‘hay’?) que trabaja escribiendo cosas y tú puedes ser uno de ellos, y por eso hay que tener mucho cuidado a la hora de redactar, porque es muy importante hacerlo bien y no confundir a otros. ¡Menos mal que tú estudias y practicas los significados de cada palabra!

Una cosa con la que puedes practicar muy bien y casi sin darte cuenta es con una agenda de teléfonos. Cuando escribimos, a veces un diccionario o asistente nos puede ayudar diciendo en qué estamos equivocados y en cómo podemos corregirlo, por lo que utilizar el ordenador o el móvil de papá y mamá para practicar con sus teclados predictivos puede ser también algo muy útil.

Sin embargo, ¡recuerda que no hay que depender solo de la tecnología! Aprender por nuestra cuenta sobre el idioma hará que sigamos siendo útiles en el mundo de hoy y en el de mañana.

 Ejemplo:

Veamos los ejemplos de oraciones para cada una de estas palabras:

Para ‘Hay’:

  • Hay comida en la despensa.
  • Ya no hay más opciones.
  • ¿Por qué hay una pizza en el techo?

Para ‘Ahí’:

  • La respuesta está ahí.
  • Ahí está el tesoro.
  • ¿Está ahí mi teléfono?

Para ‘Ay’:

  • ¡Ay, que me desmayo!
  • Ay de mí.
  • ¡AAAAAAY!

Ahora que conocemos estas diferencias, podemos decir frases tan divertidas y conocidas como: “¡Ay! ¡Hay una serpiente ahí en mi bota!”