Concepto:

¡Vaya cantidad de palabras! Y lo más curioso es que todas tienen su propio significado, pero no son iguales, por lo que debemos aprender a diferenciarlas y usarlas en los momentos correctos.

Un mismo sonido puede tener muchos significados, y parece raro ¿No? Pero esa es la magia del lenguaje, que un solo ruido puede transmitir mucho, dependiendo del contexto, es decir, de lo que se esté hablando. Veamos el próximo caso, que supone cuatro palabras ‘iguales pero diferentes’.

Para las palabras ‘haya’, ‘aya’, ‘allá’ y ‘halla’ (que todas suenan igual) hay cuatro significados:

  • Haya: viene siendo parte del verbo ‘haber’ en su pasado. Por eso podemos decir ‘No creo que él lo haya hecho’ (es decir, que la persona no cree que la otra realizó el acto) o ‘Espero que hayan libros en la mesa’ (para mencionar que tiene que haber libros encima de la mesa). Otras formas de decir ‘haya’ es ‘hayan’, ‘hayamos’, ‘hayáis’. Algunas de estas palabras pueden cambiarse por ‘haber’ en diferentes formas. Además, ‘haya’ es también un tipo de árbol ¿lo sabías?
  • Aya: una aya es una mujer dedicada a cuidar, criar y educar niños, algo así como una niñera, dicho de forma cariñosa.
  • Allá: se usa para denotar un lugar lejos de aquí. Esta es la única de las cuatro palabras que posee acento, y una mayor fuerza de voz en la segunda ‘a’, por lo que ahora sabes que si se pronuncia de esa manera debe escribirse sin ‘h’ y con doble ‘l’.
  • Halla: al igual que nuestra primera palabra, va ligada a un verbo, que en este caso es el verbo ‘hallar’ (es decir, ‘encontrar’ o ‘descubrir’ algo que podemos saber lo que es o no), y se usa para denotar la acción que otra persona hizo al encontrar o ‘hallar’ otra cosa, objeto, animal o persona. ‘Él halla los papeles’ es un ejemplo de esto. Algunas otras formas son similares a las de ‘haya’, como ‘hallan’, ‘halláis’, ‘hallaron’, ‘hallarán’, ‘halló’, ‘hallaremos’ y muchas más ¿Puedes aprenderlas todas?

Ahora sabemos mucho más para poder diferenciar todas estas palabras, y al igual que ellas, muchas otras pueden tener diferentes significados y decirse igual, por lo que una rutina de lectura constante es la mejor manera de estar al tanto cuando haya o no errores, y si los hallas, ¡mejor que se queden allá en el olvido!

 

Ejemplo:

Veamos todos los ejemplos con los que podemos usar estas palabras.

Primero, ‘Haya’:

  • Espero que haya comida en la casa.
  • Que no haya hecho la tarea de por sí es grave.
  • Es mejor que haya a que no haya.
  • Ese haya está muy bonito (en esta oración hacemos referencia al árbol del mismo nombre).

Segundo, ‘Aya’:

  • Mi aya me cuidaba con mucho cariño de pequeño.
  • ¿Dónde puedo contratar una aya?
  • Yo soy la aya del niño.
  • ¡Cuánto recuerdo a mi aya!

Tercero, ‘Allá’:

  • El camino está allá.
  • Allá podemos conseguir la respuesta.
  • No creo que allá esté la hamburguesa.
  • Viene del más allá (en esta oración ‘más allá’ es considerado un lugar, es decir, el sitio donde descansan los muertos).

Cuarto y último, ‘halla’:

  • Él no halla la respuesta.
  • ¿Quién halla mi lápiz perdido?
  • Ella siempre halla la forma más fácil.
  • Quien busca, halla.

 

Existe el caso de algunas personas, cuyo vocabulario es mucho menos formal o culto, que tienden a crear la palabra ‘haiga’ para hacer referencia a ‘haya’, pero esto es TOTALMENTE incorrecto y lo mejor es no decir la palabra, aunque a veces pueda escaparse por hablar muy rápido o por tradiciones culturales. Mejorando nuestro vocabulario y nuestro nivel de lectura podremos evitar esa y muchas otras palabras que NUNCA deberían decirse porque sencillamente no existen.