Concepto:

¡Pasó algo grave! Que en realidad ‘paso’ es grave, pero ‘pasó’ no… ¿No entendiste lo que se acaba de decir? Entonces nos urge tener que aprender lo que son las palabras llanas o graves. Y no te preocupes, ¡no es nada grave aprenderlas!

Primero debemos saber que todas las palabras en nuestro idioma poseen una mayor fuerza de voz en algunas de sus sílabas. En algunos casos, para distinguir esto usamos una tilde o acento –que es la rayita encima de algunas vocales–, pero en otros casos no. También tenemos que recordar que todas las palabras se separan en sílabas, y una de ellas tendrá prioridad entre las demás y se llamará ‘sílaba tónica’.

Entonces, entendiendo esto, podemos decir que las palabras ‘llanas’ o ‘graves’, son aquellas que tienen la mayor fuerza de voz (con o sin tilde) en la penúltima sílaba, es decir, en la que viene antes de la última. Por ejemplo:

  • Mármol: Már+mol (‘Már’ es la penúltima sílaba y es la que tiene la mayor fuerza de voz, por lo que sería una palabra llana).
  • Carácter: Ca+rác+ter (en esta palabra sucede lo mismo, hay tres sílabas y en la penúltima es donde está la mayor fuerza de voz, en ‘rác’, por eso se acentúa).

Hay palabras que no tienen acento pero pueden ser también consideradas como llanas o graves, ya que poseen una fuerza de voz que cualquiera puede reconocer con solo pronunciarlas. Por ejemplo:

  • Martes: no posee acento, pero sabemos que tiene su mayor fuerza de voz en ‘mar’.
  • Salvavidas: si separamos la palabra en sílabas, ¿cuál es la que tiene la mayor fuerza de voz? Sal+va+vi+das sería en ‘vi’, por lo que es una palabra llana.

Te daremos un consejo que puedes hacer al momento de tratar de saber dónde está la sílaba con mayor fuerza de voz en una palabra desconocida que acabas de leer: sepárala en sílabas con tu mente y añade un acento a cada una de las vocales, a ver con cuál suena mejor. Imaginemos que no sabemos dónde está la mayor fuerza en ‘manzana’ y decidimos aplicar nuestro truco:

  • Mánzana.
  • Manzána.
  • Manzaná.

Ya nuestra mente sabrá, de esta forma, que la mayor fuerza iría en la segunda sílaba. Puedes aplicar esto con todas las palabras que tengan más de una sílaba.

Otro dato que puede ayudar mucho es que las palabras graves se acentúan cuando no terminan en ‘-n’, ‘-s’ o una vocal. Aunque está la excepción de que se pueden acentuar si terminan en ‘-s’ solo cuando la letra que está acentuada viene antes de otra vocal. Por ejemplo:

  • Afrikáans (este es uno de los idiomas que se habla en Sudáfrica).
  • Bíceps (una seria de músculos de los brazos).
  • Tríceps (una serie de músculos de los brazos… también).
  • Fórceps (un instrumento que ayuda a las mujeres embarazadas cuando van a dar a luz).

 

Ejemplos:

Algunas palabras llanas o graves pueden ser:

Con acento:

  • Distraído.
  • Ágil.
  • Álbum.
  • Podría.
  • Frágil.
  • Flúor.
  • Cárcel.
  • Cóctel.
  • Líder.
  • Cómic.
  • Tráiler.
  • Trébol.
  • Cadáver.
  • Lémur.
  • Símil.
  • Túnel.
  • Útil.
  • Lápiz.

 

Sin acento:

  • Jueves.
  • Embarazo.
  • Gato.
  • Costilla.
  • Dado.
  • Oso.
  • Patata.
  • Precio.
  • Duda.
  • Lata.
  • Absoluto.
  • Sala.
  • Rojo.
  • Amarillo.
  • Falda.
  • Cine.
  • Zapato.

Ahora puedes jugar con tus amigos, ¿cómo? Haced una lista de palabras llanas o graves, y aquel que haga la mayor cantidad en el menor tiempo gana. Podéis, incluso, hacerlo bajo un tiempo determinado, como treinta segundos o un minuto. O puedes hacerlo solo también, y así te darás cuenta de cuántas palabras puedes identificar como graves de entre todas aquellas que conoces. Y si quieres superarte y saber mucho más, lo mejor es aprender nuevos términos y palabras. ¡Para eso siempre podemos contar con nuestro amigo el diccionario!