Concepto:

¡Qué enredo! ¿Sabes lo que son las palabras homófonas? Son las palabras que suenan igual pero se escriben diferentes, y que pueden tener también diferentes significados. Ahora veamos un caso especial de ¡CUATRO PALABRAS QUE SUENAN IGUAL!

Prepárate, porque usaremos todos nuestros conocimientos aprendiendo estas diferencias. Las palabras ‘vaya’, ‘valla’, ‘baya’ y ‘balla’ todas se pronuncian igual pero se escriben distinto y tienen diferentes significados, los cuales son:

  • Vaya. Es del verbo ‘ir’, lo que significa que podemos decir ‘que yo vaya a la feria no me hace irresponsable’ o ‘Usted, vaya a aquel lugar a limpiar’ o ‘que ella no vaya puede ser un problema para ti’. Todo esto significa que la persona irá a un lugar o a hacer algo, y también puede ser usado en expresiones de sorpresa o exclamación como ‘¡Vaya! Qué animal tan grande’ o ‘Vaya-vaya’.
  • Valla. Una ‘valla’ es simplemente una cerca, un cercado, una barrera hecha de algún material o materiales y que rodea algún lugar o cosa. Por ejemplo: ‘La oveja saltó la valla’ o ‘Esta valla rodea el jardín’. También es una conjugación del verbo ‘vallar’ (que significa ‘hacer o construir una valla’). ¿Conocías este verbo?
  • Baya. Este es el significado más delicioso, porque una ‘baya’ es un fruto parecido a las moras, y también se le llama así al árbol que lo produce. Por ejemplo: “Estoy comiendo bayas desde este árbol” o “Las bayas silvestres son mis favoritas”. También se le puede llamar ‘baya’ o ‘bayo’ al caballo con cabello blanco amarillento.
  • Balla. ‘Balla’, por otro lado… pues… la palabra ‘balla’ no existe, jajaja.

Un pequeño truco que puedes aprender para diferenciar cada una es el siguiente:

  • La palabra ‘vaya’ es similar a ‘voy’, por lo que sabes que es del verbo ir.
  • ‘Valla’ tiene dos L (ll) y parece una cerca, es decir, una valla.
  • La B de ‘baya’ parecen dos moras, y las bayas son como moras, por lo que recordarás cuál es cual.

Aprende a diferenciar todas estas palabras y saldrás de dudas cuando te pregunten sobre estas diferencias. Recuerda que en nuestro idioma muchas palabras pueden parecerse, pero no son iguales.

“¡Vaya! Quien no vaya y salte la valla, no comerá bayas en la cena” ¿Suena complicado? ¡Claro! Y es que no solo debemos saber diferenciarlas al momento de escribir, sino al momento de leerlas y comprenderlas.

Recuerda tener cuidado con la palabra que se metió en la fila, pues una ‘balla’ no existe. Si la llegas a leer en algún lugar, sabrás que se cometió una equivocación. ¡Equivocación que no has de cometer!

Lo mejor para que no se te olvide es practicar la lectura constante y escribir las diferencias hasta que aprender a distinguir cada una sea algo natural en ti. ¡Y no vayas a cometer más errores!

¡Ahora, si me disculpas, se me antoja un buen pastel de bayas! Pero antes tengo que recogerlas en el jardín de mis abuelos, y para eso tengo que escalar una enorme valla. ¡Espero conseguir bastantes!

 

Ejemplo:

Entendiendo bien sus diferencias vamos a ponerlo a la práctica:

 

 Vaya:

  • “¿Qué yo vaya para allá? No, que vaya él.”
  • “El que no vaya a la escuela no tendrá premio.”
  • “El primero que vaya a la cocina, gana.”
  • “No vayas a arruinar todo.”

Valla:

  • “¡Rápido! ¡Saltemos la valla!”
  • “La planta de uvas está rodeada por una enorme valla.”
  • “La valla es tan grande como un campo de fútbol.”

Baya:

  • “Mmmm, qué ricas están estas bayas.”
  • “Tú las llamas moras, yo las llamo bayas.”
  • “Estoy comiendo una torta de bayas.”

Balla:

  • ¡Recuerda que balla no existe!