El sistema respiratorio

Según muchos científicos, personas de grandes conocimientos, el cuerpo humano es la máquina más complicada y compleja de estudiar. Por eso ahora veremos uno de los muchos procesos que hace, que ponemos a trabajar todos los días y del que no nos damos cuenta: estamos hablando del sistema respiratorio.

El sistema respiratorio es aquel que se encarga de darle a los humanos, animales mamíferos y demás seres vivos, la capacidad de respirar aire de diferentes formas según la especie y el entorno en que se viva.

Distribución y partes

El sistema respiratorio de los humanos se divide en dos movimientos que son, inspiración (cuando cogemos aire-oxígeno y lo llevamos hasta nuestros pulmones) y espiración (cuando expulsamos el aire transformado en dióxido de carbono). Además, al igual que cualquier otro sistema, tiene sus propias partes y elementos que lo componen, veamos algunos de ellos:

  • Las fosas nasales son los pequeños orificios por los respiramos con nuestra nariz. Allí es donde se limpia el aire y se absorbe.
  • La faringe es una especie de tubo que conecta la nariz con el esófago y la laringe.
  • Por su parte, la laringe tiene en su interior las cuerdas vocales, que son las que nos permiten articular el sonido creado por ondas de aire y así poder hablar.
  • La tráquea es por donde el aire viaja para llegar hasta la laringe y los bronquios.
  • Los bronquios son una especie de conductos con forma de tubo que conducen el aire desde la tráquea hasta los bronquiolos, de estos a los alveolos, y finalmente hasta los pulmones.
  • Los pulmones son dos bolsas donde se almacena el aire que respiramos. Son unos de los órganos más populares e importantes de nuestro cuerpo, así como también delicados, por lo que siempre es bueno mantenerlos sanos respirando aire fresco y evitando humos, vapores nocivos y demás elementos peligrosos.

Otras formas de respiración

Como dijimos antes, la respiración puede variar en algunos seres vivos dependiendo de diferentes factores. Ejemplo de ello son los animales que tienen la llamada ‘respiración traqueal’, como los insectos, que pueden respirar gracias a pequeños orificios localizados a lo largo de su cuerpo. Si los humanos fueran así, podríamos tener orificios como nuestras narices en, no sé, quizá las costillas. ¿Te imaginas?

Te preguntarás entonces, ¿cómo es que respiran los peces? Pues dicen que ‘respiran agua’, pero lo cierto es que también necesitan de una dosis de oxígeno como nosotros. Ellos lo hacen gracias a sus branquias localizadas a sus dos lados, las cuales transforman la carga de oxígeno del agua en aire para así poder absorberlo bien. Existe otro tipo de animal que logra respirar a través de su piel; de estos animales, llamados ‘anélidos’(como la sanguijuela o la lombriz de tierra), se dice que poseen ‘respiración cutánea’.

Datos curiosos

¿Sabías que el pulmón derecho es un poco más grande que el izquierdo? Esto es debido a que el pulmón izquierdo tiene al corazón al lado, por lo que le tiene que dar un espacio para poder moverse y bombear la sangre, así que es de un tamaño menor. De la misma manera, hay muchas curiosidades sobre el sistema respiratorio, como la de que los cabellos que tenemos dentro de nuestra nariz tienen dos funciones, que es la de evitar que sucios y pequeños gérmenes entren dentro de ella, o que puedan calentar el aire antes de respirarlo, pues el aire frío es más denso y con él resulta más difícil respirar.

Otra curiosidad es que las mujeres y los niños respiran a una velocidad mayor que la de un hombre adulto promedio o que el estornudo más rápido registrado fue a una velocidad de 165 kilómetros por hora y, ¡eso es casi el doble de la velocidad de un automóvil normal!

Además, aunque no lo parezca, todos seguimos respirando incluso durante el sueño, y en dicho momento una persona puede llegar a respirar de 12 a 15 veces por minuto. ¿Consideras que eso es mucho o poco?

aparato respiratorio