Arte prehistórico

ORÍGENES Y EVOLUCIÓN

Desde los orígenes de la historia tenemos muestras de arte, y es algo que comparten todas las culturas y que sigue vigente, aunque de diferentes maneras. Ahora, veamos un poco sobre el arte antiguo, ese de antes de que los “abuelos” de nuestros “abuelos” nacieran: el arte prehistórico.

La prehistoria es considerada ese periodo de tiempo de miles de años, en el que las personas no poseían cosas tan importantes aún como la escritura, lo que hace difícil conocer cómo eran las costumbres y formas de vivir de entonces. Por eso, para saber más de esta etapa tan importante de la historia, se utilizan los elementos artísticos.

Los pueblos primitivos que no tenían formas de comunicación claras utilizaban entonces muestras diferentes para expresar sus ideas, pasando desde dibujos básicos que contaban aventuras y escenas vividas (a veces hasta expresaban las criaturas a las que se enfrentaban, como mamíferos de gran tamaño), hasta esculturas con formas conocidas por ellos y que transmitían un pensamiento particular.

Y esto era posible porque en el arte está el significado de las cosas que no se dicen con palabras, por lo que se consideran las primeras muestras de inteligencia de las personas que se han podido conservar, unas manifestaciones capaces de transmitir vivencias sin hablar ni escribir. Quién sabe… ¡puede que llegue un momento en el futuro en el que nuestro arte se considere primitivo! ¿A que sería increíble?

De la misma forma, los pueblos fueron evolucionando y con ellos sus formas de expresarse, con nuevos colores, formas, tamaños y figuras, y por eso consideramos a los seres humanos de esta época de la historia (la prehistoria) los primeros maestros y padres del arte actual o contemporáneo. Escenas de cacería, aventuras, dioses, formas humanas…se lograban expresar todas de diferentes maneras, con dibujos o con esculturas que a veces no nos parecen muy bonitas o que nos resultan extrañas, pero que entonces se veían, casi seguro, como el mejor entretenimiento y medio de comunicación existente.

EJEMPLOS DE ARTE PREHISTÓRICO

Uno de los ejemplos más viejos que podemos encontrar de este periodo es el arte rupestre, aquel que las personas de la prehistoria hacían en paredes de piedra en cuevas y cavernas, un estilo artístico con más de 40.000 años de antigüedad. A pesar de todos los años que tiene, estas manifestaciones artísticas se han conservado bastante bien con el paso del tiempo, y es que el mismo hecho de estar dentro de cuevas, sin intervenciones externas, ha permitido su conservación hasta nuestros días.

Una de las obras de arte más populares e importantes de este periodo es la llamada “Venus de Willendorf”, una obra escultórica tallada en piedra caliza que recrea las proporciones de una figura femenina y, más en concreto, de los atributos reproductores del sexo femenino. La estatuilla es de apenas unos once centímetros (puedes tener una referencia más exacta cogiendo una regla cualquiera) y no posee un soporte para que se sostenga, por lo que era una especie de decoración básica o amuleto de porteo (muy probablemente para favorecer la fertilidad). Esta pieza tiene una edad aproximada de 25.000 años, lo que la convierte en una de las obras de arte más antiguas de la humanidad.

 

En España se encuentra otro ejemplo claro de arte prehistórico, en concreto de pintura, que es el “Bisonte Encogido” situado en la cueva de Altamira en Cantabria, y que es parte de una serie de pinturas muy bien conservadas. Hace más de 20,000 años las personas prehistóricas entraron en cuevas y comenzaron esta práctica artística, usando los materiales que tenían, de adornar las paredes de roca con obras de arte que representaban a los animales que tenían en su vida cotidiana. Eran representaciones mágicas de la caza destinadas a dar suerte o poder, parte de un ritual sagrado, una forma de registrar especies importantes…no podemos saber la motivación exacta de cada una de ellas, pero esas son las más probables en cualquiera de los casos.

Y si hablamos de arquitectura, una buena representación de este periodo es el monumento megalítico inglés de “Stonehenge” (monumento tipo crómlech), también muy conocido, que tiene al menos 5.000 años de antigüedad y que probablemente fuese un monumento de adoración a los dioses o una especie de calendario solar u observatorio astronómico, aunque ante la imposibilidad de tener una respuesta clara se hayan registrado muchas teorías sobre su origen.

El arte rupestre prehistórico, en definitiva, es la evidencia de que hacer arte es fundamental para lo que significa ser un ser humano. El arte nos ayuda a expresarnos y a comunicarnos de forma relativamente sencilla, así como a sobrevivir como especie. Es decir, que siempre hemos necesitado expresarnos y crear…, ¡incluso desde el principio!

Volver