Antes de nosotros existieron otros tipos de humanos, más antiguos y menos evolucionados, como el hombre de neandertal, pero muchos años después (aunque ambas especies llegaran a coincidir) sí que surgió la especie de la que descendemos de forma directa y que logró convertirse en lo que somos nosotros hoy en día (en el Paleolítico Superior), y a continuación veremos a esos primeros “humanos modernos” que habitaron la tierra y cómo vivían.

Cuando hablamos del primer “humano moderno” nos referimos al llamado “hombre de cromañón” (conocido también cro-magnon), que es como se denomina al primer grupo de seres antepasados del humano (Homo Sapiens Sapiens) que habitaron en Europa hace unos 45.000-40.000 años, provenientes de África a través de Asia (los continentes aún no se había separado). Digamos que ellos eran versiones menos evolucionadas de nosotros, por lo que no tenían la misma inteligencia o capacidad de hacer lo mismo que hacemos hoy en día, pero ya eran Sapiens Sapiens, por lo que se consideran nuestros primeros antepasados modernos, a diferencia de otros antepasados como los neandertales.

A estos humanos se les llamó ‘cromañón’ por su descubrimiento por parte de Louis Lartet, sucedido en la cueva Cro-Magnon, al suroeste de Francia, en 1868. A su vez, debes saber que cro-magnon significa ‘cueva grande’ o ‘gran caverna’.

A pesar de que los cromañones son antepasados directos nuestros y los neandertales no, lo cierto es que llegaron a coincidir y a mezclarse, lo que daría lugar a la especie actual (los humanos como tú y como yo). Pero dicha mezcla también produjo grandes conflictos con el hombre de neandertal, extinguiéndose estos últimos por completo y quedando solamente algunas de las crías que tuvieron con ellos, aunque aún no se conocen muy bien las causas de su desaparición.

 

¿Cómo eran los antiguos cromañones?

En su físico, los cromañones eran altos, llegando a medir hasta 1,85 metros de altura y, aunque poseían la contextura facial de la raza caucásica, en realidad tenían la piel morena. Eran muy buenos en el uso de herramientas líticas –así es como se llaman a los instrumentos hechos de piedras– lo que les permitía cazar, pescar o  trabajar pieles de animales para transformarlas en ropa.

Su cerebro era ya de menor tamaño que el de los neandertales (aunque más evolucionado), pero aun así más grande que el que tenemos nosotros. En su mayoría, los cuerpos del hombre de cromañón tenían la forma de los cuerpos humanos de hoy, con los mismos órganos y otras partes del cuerpo que nos permiten hablar a los humanos, por lo que los cromañones también podían hablar a diferencia de los neandertales.

Además de usar piedras como instrumentos, también tallaban algunos huesos con ellas, y entre sus usos también se encontraba el poder pintar en cuevas ciertas informaciones que han perdurado hasta hoy, como dibujos sencillos de las personas persiguiendo y combatiendo animales de gran tamaño. Los cromañones también dejaban plasmadas sus manos en las paredes de las cuevas, y aún puedes ver algunas de esas señales que dejaron en Europa en bastantes lugares.

Los cromañones, por lo general, se desplazaban en grupos grandes, cazando piezas grandes y recolectando en compañía, incluso usando trampas para obtener animales que pudieran ser complicados de atrapar. En cambio, para los de menor tamaño, usaban piedras y flechas. Sus desplazamientos indican que los cromañones eran humanos nómadas o casi nómadas, lo que quiere decir que fueron abandonando la idea de vivir en un único lugar, como hacían los neandertales, en función de la caza y por el bien de la supervivencia.

Se solían vestir con sus pieles para protegerse del frío, siendo de los primeros humanos en adoptar esta costumbre, que con el tiempo se fue perfeccionando. También tenían ciertas costumbres simbólicas, como el entierro de los de su especie en rituales para honrar su espíritu o alma. Junto a esto también se ven los primeros tallados de figurillas, quizá como entretenimiento o como signo de veneración.

hombre de cromañon

 

Curiosidades del hombre de cromañón

  • Las primeras comunicaciones que tuvieron entre sí fueron sobre los animales que cazaban (dónde encontrarlos y qué tan peligrosos eran).
  • A diferencia de los neandertales, que se enfocaban más en sobrevivir, los cromañones creaban arte, fabricaban herramientas cuidadosamente, fabricaban joyas y tenían su propia cultura.
  • Fueron pioneros de la agricultura, pues sabían identificar las estaciones del año, usando esa información para sembrar.
  • Eran más altos que el hombre de Neandertal, podían resistir mejor el clima y eran hábiles para la pesca.
  • Tomaban cuevas como viviendas casi de por vida, por lo que cambiaban de hogar en pocas ocasiones.
  • Además de las cuevas, también podían crear pequeños campamentos en los bosques y las selvas.
  • Los primeros fósiles de cromañones fueron descubiertos en 1869 y eran los huesos de tres hombres adultos y una mujer.
  • A pesar de lo que se muestra en películas y caricaturas, los cromañones y neandertales no vivieron en la misma época que los dinosaurios. Ellos vivieron miles de años después, y el mayor referente animal de su época fue el mamut.
  • Debido al cambio climático en el planeta, su dieta varió, añadiendo más frutas y vegetales dependiendo de la temporada, lo que también pudo influir en su permanencia como especie, en una mayor adaptabilidad al medio.




Más contenidos