Concepto:

  • ¡Es un ave!
  • ¡Hala, no, es un avión!
  • Ehh… no, en serio es un ave.
  • ¿Cómo lo sabes?
  • Porque tiene alas.

Una letra muda a veces puede ayudar mucho a diferenciar una palabra entera, pero el contexto siempre nos dirá a qué nos referimos.

La palabra ‘ala’ (sustantivo) nos hace referencia al ‘ala’ de un ave o a las ‘alas’ de un avión, es decir, una parte del cuerpo o de un objeto que sirve para alzar el vuelo. En cambio, podemos usar la expresión ‘Hala’ (interjección) en muchos escenarios, mayoritariamente cuando vamos a dar una razón con bastante expresividad o queremos expresar que se ha dicho una barbaridad, por ejemplo (por eso lo escribimos entre signos de exclamación, ‘¡Hala!’).

Recuerda siempre practicar tu dicción al momento de hablar, porque en muchas ocasiones se nos enreda la lengua, y en otras se nos enreda el cerebro y escribimos ‘a la’ como ‘ala’, y esto no debe ser así.

Hay quienes escriben: “Vamos ala cocina”, pero no puede hacerse porque está mal. La forma correcta es ‘Vamos a la cocina’ ¿Entendido? ¡Muy bien!

Y seguro que en este punto más de uno se estará preguntando, sobre todo si habéis nacido en Latinoamérica, “¿y qué hay del verbo ‘jalar’?” Pues en realidad “jalar” es “halar”, pues procede de dicho verbo (dicho coloquialmente). Ambos verbos ‘halar’ y ‘jalar’ significan exactamente lo mismo, solo que la segunda versión se usa para hablar de manera menos formal. Si estás en un escrito muy importante, lo preferible sería escribir ‘halar’ (sin embargo, este término es más usado en otros sitios de lengua hispana). Eso sí, recuerda que aunque tú puedas conocer este verbo, en realidad NO EXISTE ni se usa en España, solo en determinadas zonas de América Latina. ¡Ten mucho cuidado!

¿A que no creías que podía haber tantas formas para estas palabras tan sencillas? En muchos lugares del mundo las mismas palabras que usamos pueden tener significados completamente distintos, y aprender dichos significados y usos nos hará entender mejor al mundo, como a nuestros hermanos de Argentina, México, Perú, Colombia u otras partes del planeta.

 

Ejemplo:

Ahora que sabemos todas estas versiones, veámoslas una por una.

Comencemos por ‘Hala’. Podemos usar esta segunda versión de la siguiente manera:

  • “¡Hala, que te tienes que ir!” (Con esto damos a entender que la otra persona debe apurarse. “Pues hala” también sirve, solo que se hace una pequeña separación en las sílabas para que suene ‘ha-la’)
  • “¡Hala, por aquí!” (Usamos esta versión cuando queremos llamar la atención de otra persona, como cuando en el inglés se dice ‘hey’).
  • “¡Hala Madrid!” (Frase muy común en el fútbol, que nos demuestra que la persona apoya a dicho equipo. En este caso, se muestra como forma de apoyo y apuesta o ánimo. “¡Hala, hijo! ¡Tú puedes ganar!” es otra versión válida).
  • Si se dice de forma persistente “¡Hala, hala!”, eso quiere decir que la otra persona está pidiendo que se dé prisa. Es como para tratar de decir de forma diferente “Corre”.
  • “¡Hala! ¡Vaya fiesta!” (Aquí se utiliza con sentido de sorpresa, cuando algo resulta muy alucinante para bien o para mal. Es una forma bastante expresiva y dinámica de comunicarnos).

Si observamos con atención, esta versión casi siempre va al inicio de la oración, por el hecho, precisamente, de que se utiliza como forma para llamar la atención de otro ante la sorpresa.

Sigamos con ‘Ala’:

  • Ese avión es tan grande como sus alas.
  • Las alas de esa mariposa me dan miedo.
  • El ala lateral parece estar inclinada.

Y terminamos con ‘Hala’… ¿otra vez? ¡Bien, estás atento! Así que recordemos en este punto que esta versión se utiliza para celebrar, apoyar o apurar a alguien, o indicar sorpresa y que es una interjección.

Ahora que entendemos estas diferencias, podemos usar las palabras libremente en todas las oraciones que queramos. ¿Y qué tal si las usamos todas? Pues sería algo como: ‘¡Hala! Mira el ala de ese ave’ ¿Crees que puedes hacer tú también una oración así? ¡Hala, pues demuéstralo y crea la tuya propia!