En este juego, al que hemos llamado “Partida de bolos”, buscamos que los niños vayan trabajando con las restas de forma divertida, asociándolas al juego tradicional de los bolos que tanto gusta a grandes y pequeños.

Es muy importante buscar siempre nuevas formas de acercar a los niños a las matemáticas sin que se les haga cuesta arriba su aprendizaje, y este juego de restas pensado especialmente para los peques hará que se sientan encantados de practicar.

 

Cómo jugar a Partida de bolos

En una partida de bolos tradicional se juega con 10 bolos (las piezas a derribar) y se suelen hacer diez tiradas por cada jugador, aunque puedes ajustar estas cifras como desees, reduciendo o aumentando el número de bolos, así como el de tiradas.

Por tanto, para jugar necesitaremos piezas de bolos de plástico, una pelota (lo suficientemente firme como para que pueda derribar los bolos sin problemas), un marcador (que podrá ser la pizarra) y hojas de papel y lápiz para que cada jugador o equipo realice sus anotaciones.

Este juego de bolos para trabajar la resta convertirá la práctica de esta operación matemática en un momento muy divertido, lo cual es muy importante para que una clase cale en los alumnos y sirva para destensar y aprender a un mismo tiempo.

 

Instrucciones para este juego matemático:

Para jugar deberemos dividir a los niños por parejas, por grupos, o hacer que jueguen de manera individual. Si jugamos por parejas estableceremos turnos para que todos puedan tener la opción de tirar bolos. Si jugamos en grupos grandes, se puede decidir a suertes quién va a realizar cada tirada, y que el resto mientras vaya anotando en sus papeles los bolos a restar. Eso sí, debemos tener en cuenta que, si no se va a jugar de manera individual, habrá que poner dos espacios diferenciados con el mismo número de bolos  para que cada grupo pueda ir tirando los suyos y hacer sus debidas restas sin confusiones con el otro equipo o la otra pareja.

Podemos empezar jugando de forma muy sencilla, es decir, descontando a los 10 bolos aquellos que se hayan derrumbado en una tirada. A este resultado le deberemos restar los bolos caídos de las siguientes tiradas, y así hasta que se derriben todos.

En este juego será muy importante el trabajo en equipo y la solidaridad. Así, los niños que no estén jugando en el momento preciso de las tiradas, podrán colaborar levantando y volviendo a colocar los bolos, anotando en los marcadores…etc.

 

Posibles variaciones o ideas a añadir a nuestro juego

Si vemos que los alumnos dominan muy bien así la dinámica del juego y resuelven muy bien esas operaciones sencillas de resta, podemos añadir más complejidad poniendo debajo de cada bolo (pegando un papel en su parte de abajo) operaciones con un mayor grado de dificultad. Entonces, en este caso, los niños deberán resolver las operaciones de cada bolo derribado antes de seguir jugando. Si algún niño o equipo se equivoca, podemos hacer que pierda turno, reste puntos al marcador o algo similar.

Y si queremos que todo sea mucho más redondo, podemos hacer unos decorados con cartones y colores que simulen el panel frontal de un local de bolos, poner hilo musical, o hacer que en cada tirada haya que hacer un movimiento diferente para trabajar la motricidad (dar cuatro saltos antes de tirar, tirar de espaldas, tirar con los ojos cerrados…etc.) y que la partida resulte muuuucho más divertida.





Más contenidos