Con esta actividad basada en la popular historia del Grinch y de cómo quiso robar la Navidad a los habitantes de Villa Quién, trabajaremos la capacidad locomotora de los más pequeños a través de un juego consistente en la acción de perseguir y de huir.

Además de mejorar la capacidad de movimiento, los más pequeños aprenderán a sortear obstáculos y lograrán comprender mejor el espacio y otros conceptos como el de la seguridad.

Se trata de una actividad de Navidad muy divertida e ideal para niños de infantil y de primaria en la que se potencia el ejercicio físico y determinadas habilidades motoras, así como el festejo de la Navidad.

 JUEGO-APARATO-LOCOMOTOR

Materiales que necesitaremos

  • Conos para marcar dos áreas semicirculares y un área de juego rectangular grande con límites marcados.

Descripción de la actividad

Marca dos áreas semicirculares en el espacio que prefieras (el gimnasio, el patio del recreo, el aula…) con unos 6 u 8 conos en cada línea lateral a unos 2/3 de la zona del área de juego. Es mejor que estas áreas semicirculares no estén directamente una frente a la otra, sino más bien en una especie de ángulo, ya que esto facilitará los movimientos.

Divide a continuación a la clase en grupos de aproximadamente 5 u 8 estudiantes, aunque no importa que los grupos sean mayores o menores si es necesario. Da a cada grupo un nombre relacionado con la Navidad diferente, por ejemplo, nombres de renos, de bastones de caramelo, de duendes, de muñecos de nieve, etc. Haz también que todos los estudiantes se alineen en un extremo del área de juego y elige a una persona para que represente al “Grinch”. El resto de alumnos serán los Quién. El juego consiste en que el Grinch marchará a su cueva (que serán los semicírculos de conos) y allí renegará de todo y planeará robar la Navidad a los Quién.

Para comenzar el juego, el maestro dice un nombre de los elegidos para los grupos, por ejemplo, “duendes verdes”. Todos los niños con ese nombre deberán moverse según el movimiento locomotor que el maestro quiera que usen. Una buena recomendación es empezar poco a poco, y por tanto, elegir para los primeros movimientos el comenzar a caminar, después unos saltitos o unas rotaciones…para que correr sea lo último en caso de elegirse, ya que entraña también más riesgos y dificultades de movimiento si se juntan muchos niños. Con el movimiento elegido, el grupo nombrado deberá dirigirse hacia el otro extremo del área de juego (la cueva del Grinch) y volver de nuevo al punto de partida o casa.

Si durante ese camino el Grinch consigue tocar a algún alumno, ese quedará “señalado” y tendrá que acompañar al Grinch a su cueva (el Grinch podrá moverse libremente por las inmediaciones de su cueva). Una vez que el Grinch capture a algún compañero, los demás miembros de cada grupo tendrán un tiempo para correr hacia la cueva y procurar liberar al “señalado” sin ser tocados (por ejemplo, un minuto). Si el Grinch llega a tener 10 o más personas en su cueva se detendrá el juego entendiéndose que habrá conseguido robar la Navidad, y se podrá iniciar una partida nueva a continuación. Si se realiza una ronda completa habiendo llamado a todos los nombres de grupos, se puede comenzar de nuevo el juego intercambiando los personajes. Si por el contrario terminan las rondas y el Grinch no tiene a nadie en su cueva, se dará por salvada la Navidad y los Quién podrán celebrarlo por todo lo alto.

 

Método y criterios de evaluación

Observa la capacidad de los estudiantes para cambiar de caminos y buscar tácticas para salvar compañeros evitando ser señalados por el Grinch.

Observa también el trabajo en equipo utilizado por TODOS los estudiantes contra el Grinch, así como la habilidad de este para robar la Navidad. Por último anota la capacidad de cada alumno para realizar correctamente las habilidades locomotoras indicadas.

Durante la partida se recomienda que los estudiantes caminen, salten, repten, etc. en lugar de correr, y dejar esto último para ese minuto en el que haya que salvar a algún compañero (puedes nombrar a uno sin necesidad de que corra todo el grupo). Los resultados serán mucho mejores y el juego será más seguro.

Detén el juego periódicamente si es necesario para hablar sobre las formas que se pueden utilizar para trabajar en equipo y perseguir y huir correctamente, sin hacerse daño. Puedes darles consejos para que puedan hacerlo mejor y más seguro cada vez. Lo ideal es que esta actividad se realice con unos tiempos marcados y que llegado a ese límite se determine un resultado o se roten los equipos o personajes. Los estudiantes nunca podrán recurrir a burlas hacia el Grinch ni viceversa.

 

JUEGO-GRINCH-NAVIDAD