Concepto:

¡Alto ahí! Antes DE QUE comiences a escribir, hay algunas cosas que es mejor entender, y es que en el idioma español a veces cometemos errores sin darnos cuenta. Pero no te preocupes, es algo común, y en la mayoría de las ocasiones es porque no conocemos todo lo que hay que saber sobre dichos errores. Así que, es momento DE QUE sepamos cuáles son.

Veamos ‘de que’ y ‘de qué’, ¿tienen pronunciaciones distintas, verdad? En una la fuerza de voz es mayor que en la otra, y ahora te preguntarás, ¿cuál es la diferencia? Eso lo aprenderemos fácilmente con los siguientes ejemplos.

Usamos ‘de qué’ (vayamos con este primero, pues es más fácil) cuando estamos haciendo una interrogación o una exclamación, siendo ‘qué’ un algo que no sabemos a ciencia cierta de qué se trata (¿ves? ¡Acabo de acentuar ‘qué’!).

En cambio, ‘de que’ es un poco más complicado, porque la Real Academia Española (RAE) dio a entender que el ‘de que’ se ha estado utilizando MAL desde hace mucho tiempo y poca gente lo sabía. Pero no todo está perdido, porque hay una forma en la que sí se puede usar; correctamente y que se puede aprender con un pequeño truquito.

Primero debemos entender que, antes de nada, ‘de que’ no se puede usar siempre a nuestro antojo. Si decimos o escribimos ‘no está mal de que hayas hecho eso’ estará mal escrito, ¿por qué? Muy fácil, solo quitémosle el ‘de’ y quedaría algo como ‘no está mal que hayas hecho eso’ ¿Notas una diferencia? ¡Por supuesto que no! Y ese es el problema del ‘de que’, que en muchas ocasiones el ‘de’ está de más. Puedes quitar el ‘de’ a la oración y aun así tendrá el mismo sentido, por lo que NO es necesario. Es más, hasta queda mucho mejor, porque estás quitando palabras que están de más.

Ahora, ¿cuándo está bien decirlo? Una de las formas en que podemos decir ‘de que’ sería cuando decimos ‘debemos acordarnos de que hay que estudiar’. Y leyendo es como mejor nos daremos cuenta de todas las formas buenas y malas que se dan al usar el término.

Existe algo llamado ‘dequeísmo’, que es precisamente el abuso y mal uso del término ‘de que’, hasta un punto en que puede legar a sonar muy feo y hasta excesivo. Por eso es importante pensar bien todo lo que se va a decir o expresar.

Ejemplo:

¿Un poco complicado? ¡No, no tanto! Con práctica y haciendo uso de nuestros pequeños trucos, podremos entender mejor la diferencia. Veamos unos ejemplos para ‘de qué’, recordando que se puede usar mayormente en una interrogación o exclamación:

  • ¿De qué color son los zapatos?
  • ¡De qué, si no haces caso!
  • ¿Por qué y de qué se habló?

Ahora veamos un poco las formas en las que NO se debe usar el ‘de que’, y su forma correcta de emplearlo. Apuesto a que más de una la hemos dicho por accidente, pero ya no lo haremos más… ¡Adelante!:

  • No sabía de que estarías a solas (se reemplaza con ‘No sabía que estarías a solas’).
  • No se haría, a no ser de que estemos… (debería ser ‘No se haría, a no ser que estemos…’).
  • Me dijeron de que tendríamos tarea (se cambia por ‘Me dijeron que tendríamos tarea’).

Pronto verás cómo poco a poco podrás estar dejando a un lado el dequeísmo y tendrás un mejor hablar y escribir. Recuerda, a veces cometemos errores, pero es porque no sabíamos que eran errores y una vez que los identifiquemos podremos mejorar cada día más y más.