Hoy os traemos un recurso perfecto para trabajar la comprensión lectora de una manera divertida y amena. Con este dado los niños podrán jugar con las diferentes preguntas que encontramos en cada una de las caras después de la lectura de uno de sus cuentos. Es tan fácil que solo tienes que imprimirlo en una hoja A3 o A4, recortarlo, pegarlo y ¡listo!.