Concepto:

Todos los idiomas están compuestos de reglas para la escritura y la pronunciación, y el español es uno más de la lista y que, en concreto, posee una regla muy bonita que es la de la acentuación.

La acentuación es poner un acento o tilde a algunas palabras que posean una mayor fuerza de voz en una de sus sílabas o vocales. TODAS las palabras en nuestra lengua tienen una mayor fuerza de voz en una de sus partes, pero NO TODAS las palabras llevan acento.

A  las palabras que llevan el acento en la antepenúltima sílaba (es decir, tres sílabas antes de que termine la palabra) se les llama ‘palabras esdrújulas’, y es importante recordar que TODAS las palabras esdrújulas llevan acento SIEMPRE. Es más, la misma palabra ‘esdrújula’ es una palabra esdrújula, porque su acento se encuentra en la antepenúltima sílaba: es-drú-ju-la, ¿ves?

De la misma manera, a una palabra que tenga su acento mucho antes de la antepenúltima sílaba se le llama ‘palabra sobreesdrújula’. Hay muchas palabras así, aunque no lo parezca, y es muy fácil identificarlas. Peeero, hay una ligera diferencia con sus hermanas esdrújulas, y es que algunas palabras sobreesdrújulas pueden no llevar acento. Un ejemplo de ellas puede ser la palabra ‘repíteselo’, que posee un acento antes de la antepenúltima sílaba.

La memorización de las palabras también es buena, pero sabiendo una o dos reglas al respecto, se nos hará todo mucho más fácil. Hay incluso diccionarios que se especializan en estas palabras, puedes buscar uno y aprenderte un término o dos y usarlos a diario para poder así aumentar tu léxico.

Cuando tengas alguna duda con respecto a dónde debe ir la mayor fuerza de voz, concéntrate en la palabra, sepárala en sílabas en tu mente y así tendrás la respuesta a tus dudas. Por cierto… en este párrafo se colocaron 3 palabras esdrújulas, ¿crees que puedes encontrarlas todas?

 

Ejemplo:

Entendiendo ya el concepto de las palabras acentuadas y cuáles son las esdrújulas y sobreesdrújulas, veamos algunos ejemplos que nos ayudarán a identificarlas.

Si hablamos de palabras esdrújulas, algunas son (notarás cómo todas llevan su respectivo acento):

  • Lugares: América, Bélgica, Ámsterdam, Sudáfrica.
  • Días de la semana: miércoles, sábado.
  • Animales: pájaro, hipopótamo, libélula, luciérnaga, murciélago, mantícora (aunque este último es un animal ficticio).
  • Otras palabras: música, sílaba, máquina, gramática, económico, séptimo, cuídate, brújula, gótico, hígado, ejército, características, cállate, dámelo, fósforo, cáscara, cerámica, oxígeno, didáctico, válido.

En cambio, si hablamos de palabras sobreesdrújulas es un poco más fácil, pues son por lo general aquellas que son adverbios o verbos con algún complemento:

  • Cuéntamelo.
  • Devuélveselo.
  • Éticamente.
  • Fácilmente.
  • Explícaselo.
  • Rápidamente.
  • Juégatela.
  • Véndemelo.
  • Repíteselo.
  • Frívolamente.
  • Ágilmente.
  • Ábremelo.
  • Dígaselo.
  • Cálidamente.
  • Difícilmente.
  • Dibújamelo.
  • Dócilmente.
  • Gánatela.

Cuando una palabra termina en ‘-mente’ es considerada un adverbio, y muchos adverbios, como habrás podido comprobar, son palabras sobreesdrújulas. Aunque no lo parezca muchas palabras en nuestro idioma son sobreesdrújulas, por lo que siempre es bueno saberlas, identificarlas, ponerles su respectivo acento en caso de haber uno y saber pronunciarlas.

Algunas palabras sobreesdrújulas sin acento pueden ser:

  • Presuntivamente.
  • Dichosamente.
  • Prodigiosamente.
  • Desembarazadamente.
  • Cuidadosamente.
  • Odiosamente.
  • Vanamente.
  • Imperativamente.
  • Heroicamente.
  • Afeminadamente.

Todos estos ejemplos son adverbios y hay muchísimos más, solo que son demasiados como para colocarlos en una lista. Además, muchos de estos adverbios son mayormente usados en la literatura y no en conversaciones casuales. Y a ti, ¿se te ocurren algunos que no hayamos mencionado antes? Si no es así, investiga cuáles son los verbos que pueden acoplarse a la partícula ‘-mente’ y así formar adverbios sobreesdrújulos.