Un impresor es una persona capaz de operar y controlar diferentes máquinas con el objeto de imprimir imágenes en diferentes materiales y son responsables de realizar diferentes tareas en el proceso de impresión. Pueden imprimir diferentes tipos de diseños, imágenes y fotografías. Son los encargados de revisar las especificaciones, identificar y solucionar problemas con el equipo de impresión e imprimir el diseño final.

Muchos de ellos utilizan el sistema de impresión a través de una pantalla de tela, con la que son capaces de imprimir sobre tela, papel y otros materiales. Los impresores realizan hoy en día diferentes tareas creativas y prácticas, las cuales son necesarias en el proceso de producción de impresión, y pasan la mayor parte de su tiempo operando imprentas y manteniendo dichas máquinas.

 

Qué se necesita para ser impresor

 

Los impresores cuentan con habilidades especializadas para operar en una variedad de máquinas a diario. Deben ser precisos, contar con un excelente ojo para la aplicación del color, poseer una buena condición física y buena coordinación mano-ojo en el momento de controlar los diferentes equipos de impresión. Pero, sobre todo, deben poseer conocimientos prácticos de la maquinaria y habilidades técnicas básicas y artísticas.

Los impresores son profesionales que usan sus habilidades creativas y prácticas para crear una gama de productos que incluyen etiquetas para alimentos, periódicos, libros y etiquetas para CD…, entre otros. Algunos impresores pueden especializarse en un área en particular, como carteles o paquetería de alimentos congelados. Otros pueden trabajar en sus propios talleres de impresión y realizar tareas administrativas. Pero los impresores, en particular los empleados de grandes empresas, se dedican casi exclusivamente a la parte mecánica del trabajo.

 

imprenta

 

 

Qué es la imprenta

 

La imprenta es una máquina que permite producir en masa material impreso de manera uniforme, en especial libros, folletos y periódicos. Fue desarrollada en Europa en el siglo XV por Johannes Gutenberg y se le llamó la imprenta de Gutenberg. La imprenta comenzó como una forma de acelerar el proceso de hacer copias de libros, que hasta entonces se escribían y producían de manera manual.

La invención de la imprenta se considera uno de los hitos más importantes del segundo milenio, pues su llegada inició un evento tan conocido e importante como el de la revolución de la imprenta y donde estas se expandieron rápidamente a Europa y al resto del mundo. La imprenta permitió a la gente la capacidad de hacer circular rápidamente la información y las ideas, algo importantísimo para democratizar el acceso al saber y la cultura.

Nadie sabe a ciencia cierta quién fue el inventor de la primera imprenta, que no era aún como la imprenta de Gutenberg, aunque el texto impreso más antiguo que existe es de procedencia china y se remonta al primer milenio d.C. El libro budista de Dunhuang, de alrededor del año 868 d. C., es el más antiguo libro impreso que se conoce.

 

profesión de impresor

 

Cuáles son las responsabilidades de un impresor

 

Las tareas típicas que deben realizar los impresores a diario incluyen:

  • Evaluación de pedidos de impresión.
  • Comprender todo el proceso de impresión.
  • Realizar la mezcla de colores.
  • Revisar los niveles de tinta.
  • De ser necesario, reposición de la tinta.
  • Decidir qué materiales utilizar.
  • Realización de controles de calidad.
  • Solucionar problemas con las imprentas y otras máquinas de impresión.
  • Mantenimiento de las máquinas.

 

profesión impresor

 

Algunos de los impresores pioneros en España

 

Algunas de las obras más relevantes publicadas en España tras la llegada de la imprenta a Europa, como la Biblia, fueron ampliamente conocidas gracias al esfuerzo de impresores pioneros que prestaron sus esfuerzos a este oficio.

Pedro Madrigal fue uno de aquellos pioneros, que durante el siglo XVI fundó una de las principales imprentas que se ubicaron en Madrid. Desde allí se imprimieron algunas de las más importantes obras de la literatura española. Otro de los pioneros de la época sería Juan de la Cuesta, otro impresor conocido por ser uno de los más famosos de esa época, entre finales de 1500 y comienzos del 1600 d. C. Juan de la Cuesta sería el impresor de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha” y otras obras de gran importancia de la historia de la literatura española. De la imprenta del impresor Jerónimo de Salazar saldría, en cambio, la publicación de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha.





Más profesiones